thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 8 de marzo de 2014
  • • 16:00
  • • Estadio Municipal José Zorrilla, Valladolid
  • Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández
  • • Espectadores: 22921
1
F
0

Valladolid 1-0 Barcelona: Los blaugranas no encuentran la llave de la muralla castellana

Valladolid 1-0 Barcelona: Los blaugranas no encuentran la llave de la muralla castellana

En el primer encuentro de la temporada que los del Tata Martino llegaban perdiendo al descanso, los culés no fueron capaces de doblegar al Pucela

El Valladolid sorprendió al Barcelona con una victoria merecida tras un partido brillante de los castellanos. Una primera mitad marcada por una presión asfixiante que se saldó con el gol de Fausto Rossi y un segundo acto en el que la solidaridad y una defensa perfecta fueron la nota predominante, anularon a un equipo, el culé, que volvió a parecer una sombra de su potencial sobre el césped del José Zorrilla. Volvieron a acumular los azulgranas una amplia posesión (82,2% en la segunda parte) que se manifestó como completamente estéril para el resultado final (solo disparó a portería en dos ocasiones desde el paso por vestuarios).

Tras unos primeros minutos de tanteo, en los que el balón apenas superó las inmediaciones del círculo central, el Valladolid se desmelenó y dispuso de la primera ocasión del partido, cuando Javi Guerra se quedaba solo en el área rival tras un pase por alto que superaba a la defensa azulgrana. Sin embargo, el delantero del equipo pucelano llegaba muy forzado al control del cuero y su disparo era fácilmente embolsado por Víctor Valdés. La respuesta no se hizo esperar y fue espectacular, aunque infructuosa. Leo Messi protagonizaba una de sus características galopadas, dejando atrás a todo aquel que le salía al paso gracias a su portentosa velocidad, pero el disparo del argentino, centrado, no puso en apuros a un Mariño que despejó por encima del larguero.

A partir de entonces, el Valladolid comenzó una presión asfixiante sobre todas las líneas de juego del Barcelona. Sin permitir a los del Tata Martino que sacasen el balón con comodidad. De esta forma, el balón y el peligro se fueron instalando en campo visitante hasta que Fausto Rossi, en el minuto 16, recogía un balón muerto en el área tras varios disparos locales y sus correspondientes rechaces culés, para batir por último a un Víctor Valdés impotente.

Al Barça le tocaba remar a contracorriente. Los del Tata Martino cambiaron el ritmo de juego a partir del gol, proponiendo una velocidad extra que dificultaba a los blanquivioletas mantener el alto nivel de presión mostrado hasta el momento. Así, se sucedieron tres ocasiones –dos de Messi y una de Cesc- que no dieron frutos y tras ellas, una sucesión de ataques poco incisivos que se cerraban sin consecuencias. Fue entonces cuando el Valladolid replegó líneas y aguantó el tirón hasta la llegada del descanso, recibido como agua de mayo por el público pucelano. Era la primera vez en la temporada en la que el Barça llegaba al tiempo de asueto por detrás de su rival.

Ya tras el paso por vestuarios, la tónica siguió marcada por un completo control del balón barcelonista que, sin embargo, no se trasladaba en ocasiones claras ante un Valladolid que parecía haberse comido las llaves de su área, con once jugadores dedicados a guardarse del asedio visitante. A un contragolpe brillante de Bergdich por banda izquierda que nadie llegó a rematar le siguió una jugada del Barça que culminaba Neymar desde dentro del área mandando el esférico a las nubes se convertía en lo más destacado de la primera mitad de la segunda parte. Los minutos seguían pasando sin que los culés dieran con la tecla para dinamitar los sucesivos muros blanquivioletas y los vallisoletanos empezaban a creer que podían quedarse con los tres puntos. De hecho, estuvo a punto de llegar el segundo cuando, tras una falta mal sacada por Messi, a las manos de Mariño, Rama lanzaba un contragolpe incontestable que Óscar no acertaba a rematar entre los tres palos al llegar al área de Valdés.

Así, el partido fue muriendo con un Barcelona cada vez más ansioso y menos acertado y un Valladolid eufórico, que ve en estos tres puntos una oportunidad inesperada pero muy valiosa en la tensa lucha por la permanencia. En cuanto a los culés, suman ya su cuarta derrota de la temporada y vuelven a depender de sus dos rivales madrileños para no descolgarse en la batalla por el título.

Artículos relacionados