thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 30 de marzo de 2014
  • • 12:00
  • • Estadio Municipal José Zorrilla, Valladolid
  • Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes
  • • Espectadores: 15585
1
F
0

Valladolid 1-0 Almería: Pucela entendió mejor la final

Valladolid 1-0 Almería: Pucela entendió mejor la final

Getty Images

El conjunto de JIM iguala en puntos a los de Francisco y también le iguala en el average después de un partido decidido por Manucho a las primeras de cambio

Una final no se juega, se gana. Y eso es lo que ha hecho el Valladolid contra el Almería en el duelo por excelencia de la jornada por la salvación. No le dio respiro en presión, ritmo e intensidad en la primera media hora de juego, ayudado eso sí por el tempranero tanto de Manucho (que solo marca en esta liga si Peña le da los pases). A partir de ahí, se dejó dominar. No le importó porque estaba atento a la recuperación, para enlazar contras y formar, una tras otra, ocasiones de gol. De esta guisa fue el decorado al principio. Datos para ilustrarlo: Solo en el primer cuarto de hora, los blanquivioletas ya habían protagonizado cinco remates a portería, dos grandes intervenciones de Esteban, tres saques de esquina y diez centros al área. Víctor Pérez llevaba la manija, Óscar conectaba y los laterales no paraban de subir (Rukavina sumó 14 centros al área, a uno del record de la liga en un partido de fútbol).

El Almería estaba cariacontecido. Le pesaba arrastrar seis salidas ligueras sin puntuar, su peor racha como visitante en toda su trayectoria en la máxima categoría (con ésta sería siete). Y eso que pudo haberse adelantado a las primeras de cambio si Fernando Teixeira Vitienes no hubiese tardado en señalar fuera de juego en un tanto anulado a Óscar Díaz. Si bien es verdad que pudo quedarse con uno menos en una salida desesperada de Esteban sobre el propio Manucho cuando el acoso castellano era total. Los de JIM habían hecho lo más importante: adelantarse frente a unos andaluces que se agarraban a Suso como clavo ardiendo, pero que solo se sustentaban a su confianza en remontar partidos. Por tercera vez en esta semana empezaba a remolque. Le salió bien ante el Valencia y la Real Sociedad pero no así en este duelo directo ante el Valladolid, el clave.

A los pucelanos se les agotó la gasolina y reclamaron el descanso como una ayuda más. Sabían que la renta adquirida les ayudaría a refugiarse atrás, cerrar líneas y esperar a un rival romo para sorprenderle a la contra. El paso por los vestuarios sirvió para renovar fuerzas, y la segunda parte empezó con intercambio de golpes. Tuvo que esperar a que Aleix Vidal fallase la ocasión más clara para los del Índalo, para que el miedo en el cuerpo se apoderara de los vallisoletanos y tuvieran que apretar los dientes.

El cuadro castellano contestó con dos grandes ocasiones. En la primera Javi Guerra no aprovechó una buena jugada de Larsson (el mejor de los pucelanos en la segunda mitad), en la segunda una falta botada por Jesús Rueda se estamparía en el larguero. La posterior expulsión de Torsiglieri en una infracción absurda sobre Manucho terminó de sentenciar una victoria trabajada y sufrida para el equipo de JIM. El Valladolid sigue sin saber lo que es perder en liga frente al Almería y que ya acumula ocho partidos consecutivos sin perder en el Nuevo José Zorrilla en la Liga (3V 4E), no suma más en una misma temporada en Primera desde la 01/02 (nueve). Un buen argumento para estar el año que viene en la elite del fútbol español.

Artículos relacionados