thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de abril de 2014
  • • 20:00
  • • Estadio Municipal de Anoeta, Donostia-San Sebastián
  • Árbitro: Carlos Velasco Carballo
  • • Espectadores: 20382
2
F
1

Real Sociedad 2-1 Espanyol: Carlos Vela desata la locura

Real Sociedad 2-1 Espanyol: Carlos Vela desata la locura

EPA

Un gol del delantero mexicano sobre los 91 firma la remontada del equipo vasco en Anoeta. Los de Arrasate siguen soñando con la Champions League

Ante lo poco que había en juego, a la Real Sociedad sólo le quedaba dar una buena imagen ante su afición. Esa fue la intención inicial de los de Arrasate, renovado esta semana hasta 2016, que comenzaron embotellando a los blanquiazules en su área. En apenas cinco minutos de partido ya habían dispuesto de tres córners a favor. Parecía que sería una tarde plácida para los locales pero fue todo un espejismo.

El Espanyol consiguió contener el empuje inicial de los donostiarras y poco a poco fuero los de Aguirre los que comenzaron a llevar el mando del partido. Avisaba Víctor Sánchez con un zapatazo lejano que se marchó ligeramente desviado. Quien no perdonó minutos más tarde fue Jhon Córdoba. El colombiano atrapó un balón cerca del área rodeado de rivales, se fabricó la ocasión y no perdonó en el mano a mano ante Bravo. El se lo guisó, el se lo comió. El gol provocó los primeros pitos en los aficionados de la Real, que no estaban nada contentos con lo que veían.

Lejos de suponer un jarro de agua fría para los locales, sirvió para espolearles. A partir de ese momento se lanzaron sin contemplaciones a por el empate. Achuchaban los donostiarras, que ocho minutos después veían como encontraban la recompensa. Un centro desde el lateral de Canales, a la salida de un córner, los desvió lo suficiente Lanzarote como para sorprender a Casilla, que cuando quiso reaccionar el balón ya se encontraba en su portería.

Con el empate la Real no bajó el listón y siguió buscando la meta blanquiazul. Las ocasiones llegaban y los vascos perdonaban. Rubén Pardo sacó bajo la línea el remate de Canales, el rechace le quedó en el punto de penalti a Agirretxe que, prácticamente a bocajarro, se topó con una sensacional mano de Casilla. Respiraba el Espanyol, que recibía la mejor noticia cuando Velasco Carballo señalaba el final de la primera mitad.

Tras la reanudación los donostiarras no se relajaron y salieron en busca del gol de la victoria. Bajo la batuta de Rubén Pardo y con un participativo Vela, los realistas merodeaban el área visitante. Vela la tuvo a la media vuelta pero le cerró bien la defensa perica.  Más tarde reclamaron un más que evidente penalti por un empujón en un salto de Víctor Sánchez sobre Bergara. Velasco Carballo no señaló nada.

Los minutos se sucedían en Anoeta si nada destacable. El hecho de que no se jugasen casi nada  provocó que ambos conjuntos se relajara y se mostraran muy conformistas con el empate. Apenas se producían situaciones de peligro y, generalmente, eran para los locales. El fútbol no fluía y las interrupciones eran constantes. Sólo los de Arrasate parecían querer los tres puntos pero atacaban tímidamente.

El partido estaba a punto de morir cuando apareció la magia de Carlos Vela para desequilibrar el choque. Un control exquisito, acompañado de un buen autopase y una mejor definición, en el tiempo de descuento, sirvieron a la Real Sociedad para llevarse una victoria in extremis que les deja virtualmente clasificados para Europa. El Espanyol tendrá que esperar al menos a la próxima jornada para sellar su permanencia.

Artículos relacionados