thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 8 de febrero de 2014
  • • 20:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: José Luis González González
  • • Espectadores: 75624
4
F
2

Benzema, bigoleador ante el Villarreal

Real Madrid 4-2 Villarreal: Benzema, Bale y Jesé toman el testigo de Ronaldo

Benzema, bigoleador ante el Villarreal

Getty Images

El tridente atacante aupó al R.Madrid a lo más alto de la Liga con un partido coralmente muy completo. Coentrao y Marcelo, lesionados. Mario y Gio acaban con la imbatibilidad local

El Real Madrid sigue con paso firme en la Liga después de meter pie y medio en la final de Copa. No lo puso nada fácil el Villarreal, que por dos veces acechó a los locales con la igualada merced a dos golazos de Mario y Gio. Sin embargo, el Real Madrid volvió a sacar su carácter. Esta vez, traducido en goles. Dos de Benzema, uno de Bale y otro de Jesé, que hicieron olvidar a un Cristiano Ronaldo sancionado. Con ellos tres en estado de gracia –cuatro goles y dos asistencias entre todos-, el Santiago Bernabéu no tuvo que echar de menos a su ‘7’. Y mientras, la Liga sigue muy viva merced a este Madrid que no deja de progresar esta temporada.

Gareth Bale pone la de cal, y Marcelo la de arena. Comenzó el partido con un Villarreal timorato y un Real Madrid al ralentí. Vista la intensidad del pasado derbi en este mismo Santiago Bernabéu, toda carrera parecía menos hoy, inevitablemente. Aunque, al igual que el pasado miércoles, los goles no tardaron en llegar. Apenas seis minutos. Y fue Dorado, quien le puso un balón en bandeja a Gareth Bale para que batiera en el mano a mano a Sergio Asenjo con una preciosa vaselina. Estaba el galés en el ojo del huracán y apenas tardó un instante en quitarse toda esa presión de encima. Lo celebró con rabia el madridismo. No así Marcelo, que apenas duró cuarto de hora sobre el campo tras hacerse daño en la espalda en un lance en la banda. Su lugar lo ocuparía un Coentrao que, saliendo sin calentar al campo, apenas duraría media hora en el verde para que fuera Arbeloa quien ocupase finalmente la banda izquierda durante toda la segunda parte. Mal momento de la temporada para quedarse sin laterales.

Benzema pone una tierra de por medio que recorta Mario. El cambio de Marcelo despistó algo al Real Madrid, pero no lo supo aprovechar el Villarreal, que vio cómo a los 25 minutos ya perdía por 2-0 tras un nuevo gol blanco. Esta vez, obra de Karim Benzema tras una buena jugada personal de Gareth Bale por la banda derecha. El francés se acercaba a Ronaldo Nazario en goles con el Real Madrid (terminaría alcanzándolo más tarde), mientras que el galés superaba en asistencias a Beckham en su primer año de blanco. ¡Quién lo iba a decir! Sin embargo, pese a la distancia y tanto jugador legendario en el horizonte, el Villarreal no se salió del partido. Parecía completamente fuera, pero un golazo de Mario Gaspar al borde del descanso le mantuvo con vida. Llevaba muchas semanas sin encajar un gol en el Santiago Bernabéu, y sólo podía romperse la racha de imbatibilidad con ese potente chut a la escuadra que le salió al lateral amarillo.

Jesé y Gio, dos rebeldes con causa. Con el impacto del gol visitante, la segunda mitad comenzó con bastante más nervio entre los dos contendientes. Y los dos goles en los primeros veinte minutos tras la reanudación fueron el reflejo perfecto. Benzema reclamó un posible penalti que se marchó al limbo. Y sería Jesé el que pusiera el 3-1 en el marcador al batir con el exterior a Asenjo en un mano a mano propiciado por obra y gracia de un pase profundo de Di María. Un bellísimo gol que sin embargo quedó eclipsado cuando cinco minutos después Gio marcó el 3-2 para el Villarreal. De falta directa, por encima de la barrera y pegado al palo. Un lanzamiento perfecto para un tanto genial que volvía a dejar el partido abierto.

Benzema le pone tres candados a la victoria. El Villarreal no le dejaba ni un momento de respiro al equipo blanco, marcando dos goles cuando venía de batir varios registros de imbatibilidad. Sin embargo, igual que hiciera en el derbi copero, el Real Madrid sacó toda su casta y corazón. El miércoles exhibió su dureza, y este sábado, su efectividad y chispa de cara a puerta. Pues rondando el minuto 75, Benzema marcaría el cuarto gol, el de la tranquilidad, para encaramarse al liderato provisional. Fue después de una pared con Jesé que el galo anotaría con un tiro raso cruzado que se coló en la meta visitante. El 4-2 que hacía honor a un entretenido partido entre dos de los equipos más en forma del momento. No decepcionaron.




Artículos relacionados