thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 15 de enero de 2013
  • • 21:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: César Muñiz Fernández
  • • Espectadores: 65000
2
F
0

[0:38:30] Adrián Boullosa:

Real Madrid 2-0 Valencia: Mourinho se encuentra con medio pie en semifinales

El equipo blanco se encontró con dos goles aislados cuando más atacaba el Valencia, que acabó muy disgustado con el árbitro. Guaita evitó que Ronaldo sentenciara la eliminatoria

El Real Madrid se recupera en la competición a la que puede agarrarse con una victoria clara por 2-0. Tan clara en el electrónico como discutible por lo visto sobre el césped. Y es que el Valencia fue mejor que los blancos durante buena parte del partido, pero falló en las más importantes de las suertes en el fútbol: encajó más y marcó menos. Jonás tuvo dos buenísimas oportunidades, y justo después de cada una de ellas, los pupilos de Mourinho se encontraron con sendos goles. Primero uno de Benzema en un contraataque en el minuto 35, y después uno de Guardado en propia puerta en una subida aislada al minuto 75. Bien pudo haber sentenciado la eliminatoria al final Ronaldo, eso sí. Pero el dios fútbol quiso impartir algo de justicia deportiva erigiendo a Guaita en el salvador final. Y es que además de no encontrarse fino en las porterías, al Valencia tampoco le benefició en nada la actuación de Muñiz Fernández con tres fueras de juego que no parecían y dos posibles penaltis reclamados y no concedidos. La guinda a un partido que tuvo de todo.

Se esperaba que Madrid y Valencia cumplieran con la tradición y que brindaran una eliminatoria de quilates, de alto voltaje. Y desde luego que desde el principio ambos dejaron su impronta con tal propósito, en un partido jugado de poder a poder. Aunque eso sí, fue el Real Madrid el que primero golpeó al minuto 35. Llevaba algunos minutos el Valencia controlando el balón, encerrando al Real Madrid en su área. Soldado se hubiera plantado frente a Iker si Muñiz Fernández no hubiera decretado un fuera de juego que no era tal. Y apenas un minuto antes, solo desde los once metros Jonás había rematado al cuerpo de Iker una buena cesión de Guardado por banda.

Sin embargo, fue el Real Madrid el que atizó primero. Essien recupera en su propia área una mala entrega de Parejo, sube el balón ante la pasividad che, y cede a Khedira, que al primer toque asiste a Benzema para que resuelva el mano a mano. Como le gusta al Madrid de Mourinho. Haciendo del contraataque un arte. Asequible, incluso.

Cambió algo el partido en la segunda parte. Seguro no intencionadamente, pero lo cierto es que el intercambio de acercamientos tornó en un mediocampismo atropellado, con continuas pérdidas y faltas alrededor de la galleta. Muñiz Fernández bien pudo haber desquiciado al Valencia con un posible penalti de Carvalho a Jonas no pitado, y otros dos fueras de juego de Soldado que no lo parecían cuando se quedaba solo. Sin embargo, si bien otros años el equipo che se dejaba llevar sabedor de que ya tenía en el trencilla de turno la justificación para el tropiezo, esta vez siguió remando y remando mientras pudo, dominando incluso al Madrid.

No obstante, mediada la segunda parte, Jonás tuvo la ocasión del partido, y quién sabe si de la eliminatoria. Ever se marcó un chotis en el centro del campo con el balón, pegado a los pies, hasta que encontró a Soldado en profundidad. El ariete ex madridista golpeó cruzado con toda su furia, y Casillas sólo pudo mal despejarla al centro del área, justo donde se encontraba el atacante che, al que se le apagó la luz. Con toda la portería vacía la mandó inexplicablemente fuera. Y seguro que se acordará de ello, pues como ya sucediera en la primera mitad, cuando más achuchaba el Valencia fue cuando llegó un nuevo gol, esta vez con la firma de Guardado. Él no quería, pero se introdujo el balón en su propia puerta después de un buen centro atrás de Coentrao cuando Higuaín llegaba como un toro desde atrás. Seguramente lo hubiera marcado el Pipita, será el consuelo oficial para el mexicano.

Y ahí ya sí que se decantó la balanza definitivamente. Pues pudo haber rematado la eliminatoria el Real Madrid. No lo pudo hacer. Guaita evitó el gol por dos ocasiones en sendas clarísimas ocasiones frente al mismísimo Ronaldo. Tenía toda la portería para él, pero el cancerbero se hizo gigante frente al '7' blanco en lo que fue la guinda final a un completísimo partido que tanto el Valencia como el Real Madrid lo tuvieron en su mano. Serían eso sí los blancos los que se encontrarían con medio pie en las semifinales. Le hacía falta.

Artículos relacionados