thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 14 de abril de 2012
  • • 20:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero
  • • Espectadores: 72000
3
F
1

Real Madrid 3-1 Sporting de Gijón: Cristiano Ronaldo lidera al Real Madrid hasta el Camp Nou

Real Madrid 3-1 Sporting de Gijón: Cristiano Ronaldo lidera al Real Madrid hasta el Camp Nou

Getty Images

El portugués marcó el gol de la remontada ante un Sporting ultradefensivo, pero que puso la victoria mucho más cara de lo que se esperaba. Ronaldo bate el récord de goles

Jugaban el líder contra el penúltimo pero el resultado nunca lo desvelaría así. Y es que si el Real Madrid llega al Camp Nou como líder y dependiendo de sí mismo, fue después de remontar un 0-1 en contra, y en el último cuarto de hora además. El Sporting planteó un partido ultradefensivo, pero que le empezó a surtir efecto desde que De las Cuevas marcase de penalti a la media hora. Tras ello, y con un Mourinho que puso sobre el césped a Ronaldo-Higuaín-Benzema-Di María-Ozil todos juntos, se empezó a fraguar una remontada de esas épicas que tanto gustan al madridismo. Iniciada por Higuaín, y culminada por Benzema y por un Ronaldo, que ya es de nuevo el máximo goleador histórico de la Liga en solitario con 41 goles. Unos síntomas inmejorables para el equipo merengue antes de jugarse la final de la Champions ante el Bayern y de medirse al Barcelona en un Clásico que se prevé eléctrico.

Un partido que Javier Clemente nunca jugaría. Y es que el técnico tiene fama de ser un entrenador defensivo, de los de autobús bajo el larguero y ‘patapúm parriba’. Él lo niega siempre que puede. Momento futuro para el que alguien debería tener preparado el planteamiento de este sábado en el Bernabéu para recordárselo. Y es que si el Sporting necesitaba sumar de tres en tres, desde luego que el técnico vasco no hizo mucho por ello en su parcela. No obstante, plantó una defensa de cinco jugadores, con el lateral Lora de mediocentro, sólo tres jugadores en disposición de pisar el campo del Real Madrid, y hasta cuatro atacantes en el banquillo. Como se puede ver, un dibujo más bien poco valiente, por ser respetuoso con el fútbol.

Sin embargo, no le daría mal resultado en primera instancia al cuadro asturiano. Y es que llegada la media hora de partido, el Real Madrid sólo había tirado una vez a puerta en un tanto bien anulado de Higuaín por fuera de juego, mientras que para el Sporting, Trejo ya había tenido un mano a mano, y Miguel de las Cuevas había adelantado a su equipo de penalti. Era sólo la segunda vez que Trejo pisaba el área blanca, y después de una serie de indecisiones merengues, consiguió recortar a un Sergio Ramos que barrió la pelota con la mano. El dubitativo Pérez Montero no pestañeó en esa ocasión, y De las Cuevas repetiría la machada del año anterior.

Y eso pese a que el 0-1 duró bien poco en el marcador. En el Sporting nadie atacaba, y si dejas que los once jugadores del Real Madrid se preocupen únicamente de atacar sin tener que defender, al final terminan tirándote el muro abajo. Palada a palada, picotazo a picotazo, lo normal es que la muralla acabe tocando el suelo. Y de hecho, apenas siete minutos después, Higuaín ya había igualado el marcador al cabecear solo en el área pequeña un centro de Sergio Ramos desde la izquierda tan delicioso como aparentemente inofensivo. Nadie lo defendió como debía, y el Pipita anotó un gol que le vale además para firmar la que es ya su segunda mejor temporada goleadora con 25 dianas.

Sin embargo, le costaría al Real Madrid más de lo esperado decantar la balanza de su favor. Sahin pudo haber dejado el partido ya definitivamente encaminado si en las postrimerías de la primera mitad hubiera marcado en una falta directa con una parábola muy de David Beckham que acabó estrellándose en el larguero. Una jugada que sería la última del turco, por cierto. Pues en el descanso José Mourinho decidió sacar todos los cañones que le quedaban disponibles: Di María y Benzema, por el incansable Callejón y por el propio Sahin, hoy bien de nuevo, pero quizás insuficiente para el de Setúbal. Y aún así, el gol no terminaba de llegar.

Benzema de cabeza, luego el propio ‘9’ tras una buena dejada de Arbeloa e Higuaín a la media vuelta tendrían la oportunidad de marcar. Pero no sería hasta llegada la media hora de la segunda parte que el Real Madrid se adelantaría. Cómo no, por medio de Ronaldo, que marcó su gol número 41 para entrar de nuevo en los libros de historia. El luso ejerció de delantero nato para adelantarse a su marcador y cabecear a gol un buen centro de Di María. Juan Pablo y el palo llegaron a tocar el balón antes de que entrara en la portería con ese suspense tan propio del Real Madrid en los últimos años. El de la temporada del clavo ardiendo, y el de este partido que iba para goleada y se quedó en una raquítica victoria bien maquillada por Benzema en los últimos compases. Sea como fuere, igualmente válida para sumar tres valiosísimos puntos que le permiten a los blancos depender de sí mismos antes de visitar el Camp Nou la próxima jornada. La Liga estará en juego entonces, pero ya un poquito menos.

Sigue a Alberto Piñero en Follow adrianboullosa on Twitter

Artículos relacionados