thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Super Copa

  • 12 de agosto de 2014
  • • 20:45
  • • Cardiff City Stadium, Cardiff (Caerdydd)
  • Árbitro: M. Clattenburg
  • • Espectadores: 30854
2
F
0

Cristiano Ronaldo sigue su particular affaire con el gol también esta campaña

Real Madrid 2-0 Sevilla: Superlanzados a por el repóquer de copas

Cristiano Ronaldo sigue su particular affaire con el gol también esta campaña

Getty Images

El equipo blanco supo imponer su talento y corazón al físico hispalense. Doblete de Cristiano Ronaldo. Ilusionantes debuts de Toni Kroos y Denis Suárez. Moreno no jugó, traspasado

Puede que sea agosto, puede que sólo sea un torneo de verano, una supercopa de ésas por las que nadie presume en junio, pero este Real Madrid ha mandado este martes un aviso bien claro al todo el mundo del fútbol tras batir al Sevilla: a los madridistas, que sueñen con todo esta temporada; y a los rivales, que se agarren los machos. Y es que no sólo se coronó como Supercampeón de Europa, sino que lo hizo exhibiendo un notable nivel de fútbol, de hambre, de coordinación y de mordiente. Si ésto lo hacen en el primer partido oficial, y ante un Sevilla que nunca le perdió la cara al partido y que llegaba más rodado, qué no serán capaces de hacer con un poco más de tiempo, cabe pensar. Fue Cristiano Ronaldo el que puso la rúbrica a la victoria con un doblete –y sin aparentes secuelas de su lesión en la rodilla-, pero sería en realidad el Real Madrid en conjunto quien saliera reforzadísimo con este arranque de campaña. Iker Casillas y Toni Kroos incluidos.

Un partido de jugadores. Comenzó el encuentro como si no hubiera ningún título en juego, con dos equipos entregados al balón, al ataque y al espectáculo. No se esperaba menos siendo todavía agosto y sin presión de ningún tipo, pero no todos lo entienden así. Real Madrid y Sevilla, sí. Con los fallos típicos de pretemporada de concentración, colocación y coordinación, pero lanzados a dominar al rival sin remordimiento alguno. Dejando que tocones como Kroos o Denis Suárez tomaran magistralmente el mando pese a su supuesta falta de compenetración con sus nuevos compañeros. Nada de eso. Y de ahí que apenas en el primer cuarto de partido hubiera ocasiones por doquier en un choque jugado de poder a poder: Gareth Bale, Cristiano Ronaldo, Vitolo, Fabio Coentrao… Las más claras, un mano a mano que le detuvo Beto al ‘7’ blanco, después de otro diez minutos antes que ya despejó Denis Suárez en idénticas circunstancias.

Ronaldo no perdona. “Si entendemos que a la calidad hay que añadirle sacrificio, será un buen año”, apuntaba Ancelotti en la previa. Y vaya si lo entendieron sus jugadores, equilibrando con su corazón la supuesta mejor forma del Sevilla, haciendo valer así su mayor talento. Logrando incluso adelantarse en el marcador a la media hora gracias a un gol de Ronaldo. Cristiano no es de los de avisar, como los padres modernos que temen crear traumas a los niños. Éste te mira, y te enchufa, sin más. Y a la tercera, el ‘7’ logró su gol tras un contraataque que pasó por las botas del propio Ronaldo y James Rodríguez hasta llegar a Gareth Bale. El galés sacó la escuadra y el cartabón para dejarle un centro medido al Bicho, que desde el suelo embocó a puerta sin la oposición de un Fernando Navarro que tardó un siglo en reaccionar a su marca. ¡Qué incauto!

Cristiano, supercampeón. El gol merengue no amilanó lo más mínimo al Sevilla, que apenas cuatro minutos después tuvo una inmejorable ocasión de empatar merced al patinazo de James en defensa y a la viveza de Carlos Bacca, que dejó a Carriço mano a mano con Casillas. Sin embargo, el Iker de Cardiff no era el de Michigan, y después de alguna intervención previa, se reivindicó abortando la ocasión del medio sevillista. Seguramente, ese hipotético gol al borde del descanso hubiera cambiado el guión del partido a favor de los andaluces, pero resultó totalmente al contrario. Nada más reanudarse el encuentro en la segunda parte, el Real Madrid volvió a trazar un ataque de tiralíneas entre Ronaldo, Kroos y Benzema, para que el ‘7’ fusilara a Beto desde dentro del área. Era su pierna izquierda, pero los guantes del meta luso se doblaron igualmente sin poder evitar el 2-0 que era ya una gran losa en las espaldas hispalenses.

Final de sustos. Con el marcador claramente en ventaja para los blancos, el partido bajó algunos enteros. Especialmente, porque el Sevilla fue incapaz de cambiar su planteamiento de esperar al fallo del Real Madrid, que con mayor tranquilidad, fue capaz de dosificar sus esfuerzos y sus imprecisiones mientras al cuadro andaluz se le iban acabando las pilas y las esperanzas. Sólo al final, casi a la desesperada, se lanzó el Sevilla hacia el campo contrario, abandonando Cardiff así con el orgullo intacto pese a la derrota. Un nervioso James pudo marcar, pero se encontró con Beto. Iago Aspas pudo debutar, mientras que Ancelotti dio minutos a Marcelo, Isco e Illarramendi. No así a Di María ni Khedira, fuera de la convocatoria el germano. Aunque la mejor noticia para todos en los compases finales es que no hubo lesiones de gravedad. Porque sustos hubo bastantes. De Ronaldo, Coke, o Sergio Ramos. Afortunadamente, nada empañó la gran fiesta del fútbol español en la Supercopa. Especialmente, del Real Madrid.



Artículos relacionados