thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de octubre de 2013
  • • 16:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Miguel Ángel Ayza Gámez
  • • Espectadores: 78362
2
F
0

Real Madrid 2–0 Málaga: El proyecto de Carlo Ancelotti acelera antes del Tourmalet

Di María y Ronaldo marcaron para unos blancos muy superiores, que todavía vieron cómo les anulaban tres goles por fuera de juego, un larguero, y una parada de Willy sobre la línea

Juventus, Barcelona y Sevilla están hoy un poco más intranquilos ante las próximas visitas del Real Madrid, después de que los hombres de Carlo Ancelotti cuajaran ante el Málaga su partido más completo de toda la temporada. Tanto en defensa como en ataque, el equipo blanco dio esta jornada un salto de calidad en sus prestaciones en una notable actuación coral. Por descontado que este Málaga tan poco ambicioso hoy no tiene tanto quilates como blaugranas o bianconeri, pero al menos este Madrid, aupado hoy por un gol de Di María nada más regresar del descanso y otro de Ronaldo en el descuento, parece otro. Uno más esbelto, guapo y fuerte que el de las últimas fechas. Uno mucho más cercano en el imaginario de todos al que tanto proclamaba el técnico madridista antes de comenzar la temporada.

Un Madrid mejorado. Decía Carlo Ancelotti en la rueda de prensa previa que estaba seguro de que su equipo había entendido los fallos cometidos y que estaba muy concentrado para enfrentarse al Málaga. Y por primera vez en lo que va de curso, hay que darle la razón al técnico merengue. Con una defensa más alta y más agresiva, ahogó al Málaga en su propio campo. Y en ataque anduvo más despierto, más ágil, moviéndose más, ayudado por la movilidad de un Khedira hoy omnipresente, pero sobre todo, de dos laterales como Carvajal y Marcelo que prácticamente vivían en la divisoria del campo visitante. Así, con estos ingredientes, es más fácil que las piezas encajen, como así fue, y como así lo reconoció el Santiago Bernabéu.

Ronaldo hizo temblar la portería de Willy. Con ese juego más depurado, las ocasiones no tardaron en llegar del lado merengue, que se marchó al descanso con empate a cero casi por casualidad, porque oportunidades tuvo casi una decena. La tuvo Cristiano Ronaldo, que estrelló un disparo en el larguero de la meta local nada más comenzar el partido, para poco después cruzar demasiado un tiro que se marchó lamiendo el poste. Y también las tuvo Álvaro Morata, que demostró por qué es titular en este Madrid con un derroche de pundonor y ‘testiculina’, pero a su vez, también de fútbol. Willy le paró tres, y la que no pudo repeler la invalidó el árbitro por fuera de juego. Lo que no impidió que se llevara el merecido cariño del coliseo merengue.

Di María quiebra la igualdad en el electrónico. Lo había merecido antes del descanso, y quizás el dios del fútbol, sabedor de que le debía una al Real Madrid, le concedió su merecido gol nada más regresar de los vestuarios. No había pasado ni un minuto siquiera, y un centro diagonal de Di María al que no llegó Cristiano Ronaldo se embaló al tocar el césped mojado de la lluvia recién caída, de tal forma que Willy no alcanzó a evitar que entrara en su propia portería. Fue quizás la ocasión menos clara de lo que iba de partido, pero paradójicamente, fue la que rompió el encuentro del lado de los blancos.

Regresó Gareth Bale; deslumbró Willy Caballero. Con el gol a favor, los blancos no levantaron el pie del acelerador ante un Málaga que ni por asomo pareció capaz de cambiar el rumbo del encuentro en la segunda parte. Es más, si el partido no acabó en goleada blanca fue de pura casualidad. Porque al menos le fueron anulados otros dos goles por fuera de juego (tres en total), tuvo otras seis ocasiones de gol, y hasta Willy Caballero todavía le sacó un balón a Ronaldo en la línea de gol inverosímil, y luego otros tres chuts del propio Ronaldo, Jesé y Marcelo que el público ya casi estaba celebrando. Mereció golear el Madrid en el que fue su mejor partido del curso. La victoria tan apretada no hizo justicia con lo visto sobre el césped, aunque la escasez de goles ni mucho menos empaña el buen nivel exhibido. Con la guinda además del regreso de Gareth Bale, que todavía 'forzó' un penalti muy discutido que transformaría Ronaldo sobre la bocina. Este Madrid ya sí es un poco más espectacular.




Artículos relacionados