thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 17 de mayo de 2014
  • • 16:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: David Fernandez Borbalan
  • • Espectadores: 51653
3
F
1

Gareth Bale le dio la última victoria en Liga a los blancos

Real Madrid 3 – 1 Espanyol: Festival de goles postreros para cerrar la Liga

Gareth Bale le dio la última victoria en Liga a los blancos

Getty Images

En un partido sin presión para ninguno de los dos equipos, el Real Madrid buscó más la portería rival y se llevó un partido con tres goles marcados en los últimos cinco minutos

En un Santiago Bernabéu bastante más despoblado de lo habitual, el Real Madrid y el Espanyol se enfrentaban en un choque de trámite, sin nada en juego, más allá de despedir la temporada con un buen sabor de boca tras haber llegado a estas alturas con una dinámica negativa. El conjunto de Carlo Ancelotti sumaba tres partidos consecutivos sin ganar en Liga, su peor racha desde las cinco derrotas seguidas cosechadas en las últimas jornadas de la 08/09. Por su parte, los catalanes sabían que, de no ganar, cosecharían su peor racha sin victorias con Javier Aguirre como entrenador (ocho).

Comenzaron los visitantes intentando sorprender al equipo blanco, creando ocasiones principalmente a balón parado. Sin embargo, los rematadores no acababan de conectar con los balones botados y los escasos disparos visitantes que se producían no encontraban el camino hasta la portería local.

Un par de avisos visitantes, en cualquier caso, fueron suficientes para despertar a los locales, que se volcaron sobre la portería de Casilla. En el minuto 12, Gareth Bale estrenaba las ocasiones locales con un disparo a las nubes. Solo un minuto más tarde, era Benzema quien llevaba el peligro al área rival. El francés remataba algo forzado un centro desde la izquierda de Marcelo, sin encontrar la portería en un envío defectuoso. No sabía el ‘nueve’ que, tras él, Gareth Bale llegaba en mejor posición para haber abierto el marcador. Tras estas dos acciones, el Madrid se desmelenó y comenzó a llegar de forma continuada. Marcelo, de nuevo Benzema y, sobre todo, Ramos –uno de los más participativos en el ataque local- acosaban a un Kiko Casilla sólido. Así, la primera parte se fue agotando sin que los blancos transformaran sus ocasiones, mientras que los periquitos apenas hacían acto de presencia por el área rival.

La segunda mitad comenzó como había acabado la primera, con el Real Madrid buscando con ahínco el marco rival. Sin la presencia de Cristiano Ronaldo sobre el verde, que se resintió de unas molestias durante el calentamiento, las mejores ocasiones las ponían Di María y Sergio Ramos, probándolo desde media distancia. En cambio, el gol iba a ser cosa de otros dos jugadores blancos. En el minuto 66, Benzema sacaba un pase en profundidad al que llegaba Gareth Bale para marcharse en velocidad y, desde dentro del área, disparar cruzado ajustado al palo, impidiendo que Casilla pudiera atraparlo.

Con el gol, el partido ganó en velocidad. Ambos equipos parecían dispuestos a dar espectáculo en el cierre de la campaña y los contragolpes en una y otra dirección se sucedían. No obstante, estos no consiguieron concretarse en acciones de suficiente peligro hasta los últimos cinco minutos de choque. En el minuto 85, Morata culminaba una acción rápida entre Sergio Ramos y Di María para aumentar la ventaja blanca y, solo cuatro minutos más tarde, era Pizzi quien remataba a la red una contra subida por Sergio García, un jugador que ha participado en más del 50% de los goles de su equipo esta temporada (entre tantos y asistencias). El tiempo se cumplía, pero el partido aún no estaba acabado. Así, en el 92, Morata y Di María fotocopiaban el segundo tanto madridista para cerrar el choque con el 3-1 definitivo. Un resultado que deja un buen sabor de boca en las gradas del Bernabéu antes de la trascendental final del próximo sábado en Lisboa.




Artículos relacionados