thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 17 de mayo de 2013
  • • 21:30
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Carlos Clos Gomez
  • • Espectadores: 80000
1
TE
2

Real Madrid 1–2 Atlético: Miranda cambia el curso de la Historia

Real Madrid 1–2 Atlético: Miranda cambia el curso de la Historia

Getty Images

Ronaldo adelantó a los blancos. Empató Diego Costa, y el central marcaría en la prórroga. Mourinho y Ronaldo, expulsados. El R.Madrid, que dio tres palos, cierra el año en blanco

Alguna vez tenía que pasar. Catorce años y veinticinco derbis venían siendo ya demasiados sin ganar, y ahora parece que en el Atlético sólo estaban esperando a que llegara una situación como ésta para vencer al Real Madrid: una final de Copa, en el Santiago Bernabéu, y con la posibilidad de dejar al equipo merengue sin títulos en un año, ahora ya sí, nefasto. El sueño de todo atlético, y que Miranda por fin hizo realidad con un cabezazo en la prórroga como colofón a un partido de máxima intensidad. Marcaría Ronaldo en el primer cuarto de hora, pero el Atlético nunca le perdió la cara al encuentro. Supo llevarse al Real Madrid al terreno físico, al del choque, al de la fe, y ahí esta vez no flaqueó. Ni aun cuando el Real Madrid diera tres veces en los palos. Empataría Diego Costa antes del descanso, y sería el central rojiblanco el que se guardaría la puntilla para la prórroga. España ya tiene nuevo rey, y ése no es ni el Barcelona ni el Real Madrid, sino este Atlético campeón.

Dicen que es el partido más bonito del año en España, y desde el principio, esta final entre merengues y colchoneros no quiso fallar a la leyenda de la Copa del Rey. Primero los 80.000 aficionados que abarrotaron el Santiago Bernabéu poniéndole color y sabor desde las gradas. Pero también los 22 futbolistas desde el césped, donde ambos equipos dibujaron un encuentro para hombres, disputado de poder a poder, luchando cada balón dividido. Un segundo de tranquilidad era sinónimo de pérdida de la posesión. Una final en toda regla, vamos, y no lo sucedido en anteriores derbis. Simeone reforzó el centro del campo con Koke más centrado, mientras que Mourinho dispuso a Modric con un 4-3-3. Querían que la medular fuera la clave, y fue ahí precisamente donde se jugó el partido.

Aunque paradójicamente, el primer gol no naciera precisamente en la galleta central, sino en un córner a los trece minutos. Ronaldo voló por encima de Godín como ya hubiera hecho anteriormente con Evra, y puso en ventaja a los blancos con un soberbio cabezazo cruzado. Pero al contrario que en otras ocasiones, el Atlético no se dejó llevar, sino que se mantuvo en la pomada, haciendo caso omiso a su propia maldición en los derbis, forzando a los madridistas a ver a Courtois desde la lejanía. Y obtuvo premio a su lucha con un golazo de bandera a la media hora de partido. Falcao se deshizo magistralmente en el medio de Albiol y Xabi Alonso para después asistir en profundidad a Diego Costa. El brasileño se adelantó a Essien y cruzó el balón con su pierna siniestra lejos del alcance de Diego López. Impecable.

Ozil pudo haber puesto en ventaja a los merengues antes del descanso, con una volea desde el balcón del área, pero el poste izquierdo de Courtois repelió el disparo del ‘10’. Y cuando parecía que el Real Madrid empezaría a echarlo de menos en la segunda mitad tras quince minutos sin pisar el área colchonera y un Atlético creyéndoselo, llegaría otra doble ocasión de infarto. Primero, un tiro al poste de Benzema, y después un tiro de Ozil que sacó Juanfran bajo el larguero cuando el germano había vencido ya a Courtois. Y sin que se moviera el electrónico, Ronaldo todavía estallaría otro chut contra el palo al minuto setenta al saque de una falta directa. El tercero contra la madera en una noche donde los dioses parecieron negarle la sonrisa al Real Madrid.

Fruto quizás de esa desesperación por no marcar, y también de que el partido se fue calentando con el paso del tiempo, José Mourinho terminaría expulsado antes de que finalizara el partido, cuando rondando el 75 protestó a Clos Gómez ‘el de los 13 errores’, que no se amilanó. Su último partido grande en el Real Madrid y primero dio la espantada en rueda de prensa para después acabar expulsado. Una imagen no muy distorsionada de lo que fueron sus formas en este trienio. Sea como fuere, con o sin entrenador, el 1-1 no se movería en el marcador ya hasta el final de los noventa minutos reglamentarios.  Sí el banquillo merengue, de donde salieron Arbeloa, Di María e Higuaín en un triple cambio para jugar la prórroga.

Savia nueva que, irónicamente, se tradujo en que el dominio del partido pasó a manos rojiblancas. Falló Diego Costa un mano a mano clamoroso de Diego Costa ante Diego López, poco después Essien le rebañaría la pelota a Koke cuando ya celebraba el gol, y finalmente sería Miranda rondando el minuto cien el que marcara el 1-2 para el Atlético, cabeceando al primer palo un centro de Koke sin que ni portero ni defensa le encimaran. El gol soñado durante catorce años, el que acababa con todas las maldiciones, ahora pretéritas. Gracias también a un Courtois que salvó dos tiros a bocajarro antes del pitido final: uno a Higuaín y otro a Ozil. Los dioses no estaban del bando blanco definitivamente. Neptuno le ganó la partida a Cibeles. Y sólo la expulsión final de un desquiciado Ronaldo (que pateó a Gabi) y un objeto lanzado desde la grada que impactó en Courtois empañarían celestial espectáculo.

Artículos relacionados