thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 22 de enero de 2012
  • • 21:30
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz
  • • Espectadores: 75000
4
F
1

Liga BBVA: El Real Madrid doma a los Leones de Bielsa (4-1)

Liga BBVA: El Real Madrid doma a los Leones de Bielsa (4-1)

Getty

Los merengues remontaron el tanto inicial de LLorente con dos penaltis que convirtió Cristiano Ronaldo, y un gran segundo tiempo. Brilló Kaká y Josemi Callejón volvió a anotar.

Real Madrid Athletic

Por Alberto Piñero (Corresponsal Real Madrid).-

El Real Madrid salva los muebles en la Liga después del fiasco copero ante el Barcelona, y después de comenzar perdiendo ante el Athletic de Bilbao por un tempranero gol de Llorente que encendió las alarmas del Santiago Bernabéu. Una afición que aun con la victoria en el bolsillo tuvo pitos para los que jaleaban a José Mourinho.

Los pupilos de Marcelo Bielsa fueron junto al Barcelona el equipo que más difícil le puso las cosas al Real Madrid desde que llegara Mourinho a Concha Espina. Y más allá de eso, la generación de los Muniain, Iturraspe, Javi Martínez, Llorente, San José o Ander demostró ser mucho más de lo que han exhibido hasta ahora. Pues exprimieron a los jugadores merengues hasta obligarles a redondear un partido serio, de casta, y de oficio además del talento que se les presupone para mantener los cinco puntos de ventaja en el liderato.

Y todos los de blanco respondieron además, pese a atravesar momentos críticos durante los noventa minutos: desde el supuestamente desentrenado Esteban Granero, el novel Varane, los desaparecidos Özil y Kaká, el castigado Marcelo, el contestón Ramos, y hasta el ansioso Cristiano Ronaldo. Que con su doblete desde los once metros, unido al gol de Marcelo y Callejón, dio una victoria a los blancos que es un auténtico balón de oxígeno tal y como se venía dando el domingo.

Este partido ante el Athletic llevaba marcado en el calendario madridista desde hacía tiempo. Y no sólo porque la primera jornada se haya pospuesto hasta el final de la primera vuelta, sino porque el Athletic era uno de los rivales a priori más complicados. Pero conforme iban pasando las jornadas y los leones iban creciendo de la mano del ideólogo Bielsa, el respeto se hacía mayor y mayor.

Llegado el pasado miércoles con la derrota en el Clásico, las informaciones de conflictos en el vestuario merengue, y la victoria del Barcelona en Málaga, el respeto pasó a mayores. Pasó a ser una auténtica prueba de fuego. Y apenas hicieron falta unos minutos para comprobar que el encuentro sería uno de esos partidos para hombres.

El Athletic saltó al campo con la cabeza bien alta, el corazón por delante y el orgullo por las nubes. Con las ideas muy claras y las pilas a tope, no sólo se atrevió a mirarle a la cara al Real Madrid, sino que por momentos fue claro dominador del encuentro, provocando incluso varias pitadas generalizadas del coliseo merengue a su equipo, además de una de las mayores pájaras ante un equipo que no fuera el Barcelona desde que Mourinho llegara a Concha Espina. Todo merced al gol inicial de Llorente al cuarto de hora, que fusiló sin oposición a Casillas tras un magnífico centro de Javi Martínez culminando un contraataque. Justo el mejor arma de los blancos, cazadores cazados esta vez.

Fue entonces cuando el Real Madrid dio claros síntomas de agotamiento, inoperancia e incluso de desesperación, quizás superado por la derrota del Clásico, las críticas, la planta del rival y su propia ansiedad. De Marcos tuvo incluso el segundo en sus botas, pero no acertó con el rechace a un buen disparo de Muniain de nuevo en un contraataque. Y paradójicamente, cuando más cuesta arriba parecía el camino, el Real Madrid respondió.



Dice la historia que el Real Madrid nunca le pierde la cara a los partidos, que nunca va perdiendo sino que siempre está cerca de remontar. Y en este caso, al contrario del pasado miércoles, sí que dio la de cal.

No quería faltar a la cita del gran partido que se estaba viendo, y fue Marcelo el que marcó tras una deliciosa triangulación con Ronaldo y Benzema. Se plantó frente a Iraizoz solo y le batió con la tranquilidad y el talento del mejor delantero centro. Quizás no lo merecieran los blancos por lo que se veía en el campo, pero las tablas subieron al marcador y la tranquilidad llegó a los corazones de todo el madridismo.

Aunque eso sí, el dominio hasta el descanso lo siguió teniendo este estiloso Athletic, que con Javi Martínez, San José, Iturraspe y Ander Herrera al mando, y con un centro del campo en perpetuo movimiento, jugando para los huecos y no para el balón, fueron capaces de salir una y otra vez de la presión merengue. Así, De Marcos, y sobre todo, Llorente a punto estuvieron de poner por delante a los leones.

Mientras tanto, el Real Madrid acechaba a Iraizoz a base de chispazos puntuales, más con el corazón y la rabia que con la cabeza. Y bien pudo haberse adelantado con esta primitiva táctica si Mateu Lahoz hubiera pitado penalti en una acción en la que Javi Martínez derribó al hoy voluntarioso Kaká cuando enfilaba al cancerbero visitante al filo del descanso. Esta vez, el permisivo Mateu Lahoz pudo excederse de laxo incluso.

Sea como fuere, la desazón no duró más de lo que duró el descanso, pues nada más reanudarse el partido, Mateu compensó al señalizar, esta vez sí, otra clara falta sobre Kaká dentro del área. Fue Iturraspe el que agarró al brasileño, y Ronaldo el que materializó la pena máxima. Kaká y Ronaldo para relanzar al Madrid. El sueño de Florentino, pero que por muchos meses no pasó de ser La extraña pareja.



A la hora de partido, Bielsa tiró de manual para intentar dal la vuelta al marcador. Estaba dando muy buena imagen, sin perder la cara al partido ni con el marcador en contra, pero quería más y dibujó un 4-1-4-1 para intentar asfixiar un poco más si cabe al Madrid. Maniobra que tuvo el efecto contrario, pues a los cinco minutos, el Real Madrid puso más tierra de por medio gracias a un contraataque. Cuando Özil encaraba a Gorka, se sacó de la chistera un quiebro con el tacón que terminó con De Marcos derribándole. La jugada terminó en gol de Benzema, pero Mateu lo invalidó para así decretar la pena máxima y expulsar consecuentemente a De Marcos. Ronaldo marcaría el tanto desde los once metros engañanado a Gorka por el mismo lado, y encaramándose así de nuevo a lo más alto de la clasificación de goleadores de la Liga.

Higuaín pudo haber marcado el cuarto si no llega a ser porque su disparo se estrelló en el palo. Lo hizo Callejón en un contraataque con el partido ya casi finalizado. Pero lo cierto es que el tercer gol ya desconectó por completo el cuarto de hora final con lo que había sido la tónica general del partido. El Athletic, con diez, no tenía la misma llegada ni las mismas fuerzas, y el Real Madrid, como no podía ser de otra manera, daba ya por bueno el 3-1 que campeaba en el marcador, sabedor de que mantenía los cinco puntos de ventaja respecto al Barcelona a buen recaudo. Un botín muy valioso dado el frágil momento por el que atravesaba el club, y que quién sabe si retomará el próximo miércoles por la noche.


¡Toda la información de la Euro 2012 ya está aquí !
Entérate de todos los datos de los equipos participantes, las sedes, los estadios... todo en el microsite de Goal.com ¡No te lo pierdas!

Artículos relacionados