thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 12 de abril de 2014
  • • 22:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Juan Martínez Munuera
  • • Espectadores: 65896
4
F
0

Real Madrid 4-0 Almería: El ensayo para Mestalla funciona

El Real Madrid golea con facilidad al Almería con la previsible delantera que jugará la final de Copa del Rey si Cristiano Ronaldo no se recupera a tiempo

El Real Madrid es una máquina de rubricar objetivos. Hasta cinco logró cumplir en el duelo ante el Almería. Sumar tres puntos vitales que le aúpa al primer puesto de la clasificación empatado con el Atlético. Coger confianza de cara a la final del próximo miércoles en Mestalla. Saber vivir sin Cristiano Ronaldo –y sin Sergio Ramos–. Demostrar diferentes alternativas en ataque con cambios posicionales en jugadores importantes como Di María y Bale. Y, el más importante por su destinatario y próximo rival, el Barcelona. El Real Madrid no perdona.

Y eso que el partido comenzó bien para Francisco y su Almería de autor. Bien posicionados en el centro del campo, con Jonathan Zongo y Hélder Barbosa tapando las subidas de los laterales, y un trivote en el centro del campo para ahogar el buen hacer de Modric, Isco y el hoy titular Asier Illarramendi. Pero el punto flojo estaba en una inexperta zaga de Francisco, liderada por un Hans Martínez que realizaba su debut en la Liga. Y el Madrid fagocitó esa inexperiencia.

El jugador que supo leer a la perfección este déficit del conjunto almeriense fue Ángel Di María. El extremo rosarino hizo de Bale en esa posición de falso extremo derecho y con su eléctrica movilidad comenzó a desbaratar el planteamiento de Francisco. En tres ocasiones –una de ellas al poste– lo intentó el argentino ex del Benfica. Hasta que en una asociación suya por la derecha con un valiente Nacho, y tras una serie recortar a un contrario, la pegó con colocación para lograr el primer tanto del partido.

El gol destruyó toda ilusión almeriense por lograr algo positivo del Bernabéu y el Madrid comenzó a arrollar a su rival. Hasta 12 remates intentó el combinado de Carlo Ancelotti en el primer acto –solamente dos el de Francisco– pero entre Esteban y la falta de puntería evitaron una mayor goleada madridista. Puntuar en el Bernabéu era posible para el Almería. Pero la salvación del equipo de Francisco no pasa por lograr la hazaña en el coliseo blanco. Si no por empezar a pensar en sus rivales directos.

La segunda parte sería otra historia. Sobre todo porque Karim Benzema se puso el frac y comenzó a hacer lo que mejor sabe. Dar pases de gol. Y con dos asistencias, fantásticas ambas, el delantero galo dejó el choque visto para sentencia. Primero asistió a Gareth Bale, para que el galés lanzara un aviso a Neymar de que ha llegado su hora en el próximo clásico. Y después a Isco, que supo aprovechar a la perfección su oportunidad y su nuevo rol como mediapunta del equipo. La rúbrica la puso un motivado Álvaro Morata tras recoger una sensacional asistencia de Illarramendi al más estilo Bernd Schuster.

Artículos relacionados