thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 15 de septiembre de 2013
  • • 21:00
  • • Estadio Benito Villamarín, Sevilla
  • Árbitro: Javier Estrada Fernández
  • • Espectadores: 31412
3
F
1

Real Betis 3-1 Valencia: Pepe Mel exprime a Miroslav Djukic

El conjunto verdiblanco se lleva el duelo en Heliópolis y deja al Valencia desolado a un punto en la clasificación de la Liga BBVA

Tres partidos y un solo punto. Ese era el balance del Real Betis antes de comenzar el choque en el Benito Villamarín ante el Valencia. Quizá el run-run existente en las gradas, las dudas que se cernían sobre el equipo que maravilló en el Bernabéu y defraudo en casa frente al Celta o la intermitencia en el juego que habían mostrado los pupilos de Pepe Mel, hacían que el partido se tornase indispensable para el club verdiblanco.

El Valencia acudía a la cita tan necesitado de puntos como de juego. Y al terminar el partido continuó anhelando las dos variables de una manera más acentuada que antes de que el árbitro diese inicio al partido. El Betis salió en tromba, Matilla y Xavi Torres carburaban a las mil maravillas y se erigían como los dueños y señores del centro del campo del Benito Villarmarín. La medular valencianista, que formaba con Parejo y Oriol Romeu, se deshizo como un terrón de azúcar en un café que abrasa. Desestructurados, perdidos y desubicados, desmembraron tácticamente al conjunto dirigido por Miroslav Djukic.

En ese desorden valencianista consiguió pescar el Betis. Jorge Molina marcó el primer tras un error garrafal de Joao Pereira, que permitió un 3 para dos del Betis que el delantero bético solventó a la perfección. A partir de ese momento, el juego bético fue coser y cantar. Hilvanó jugadas de excepción, como el segundo gol: una combinación fuera del área y el último pase de Molina hacia Salva Sevilla hacían que el almeriense pusiera el 2-0 en el marcador. Y la fiesta en el Benito Villamarín.

El tercer gol fue fruto de la cadencia que tomó el juego del conjunto de Mel. Vadillo, Salva Sevilla y Juanfran fueron puñales sobre la defensa che. Se movían como pez en el agua. El tercer gol llegaba al marcador, el segundo en el contador de Salva Sevilla y el descanso no supuso ningún cambio en el rumbo del partido. El Valencia salió de la caseta con más ganas pero con la misma sensación de equipo deshecho, sin rumbo y con una tremenda carencia de juego. Ricardo Costa maquilló el marcador de cabeza pero no supuso ningún problema para un Betis que supo manejar el partido de cabo a rabo. Victoria para el equipo verdiblanco. Heliópolis respira. El Betis toma una inyección de energía acompañada de tres puntos. El Valencia necesita reflexionar y una rápida reanimación.

Artículos relacionados