thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 12 de enero de 2014
  • • 17:00
  • • Estadio Benito Villamarín, Sevilla
  • Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes
  • • Espectadores: 33775
1
F
2

Real Betis 1-2 Osasuna: Los rojillos hunden al farolillo rojo

Los de Javi Gracia jugaron un partido muy serio ante un rival al que no le sale absolutamente nada

Cuando la ilusión se traduce en nervios, la ecuación no sale. Eso le pasó al Betis en su estadio, en el Benito Villamarín, en un partido en el que la afición, volcada con los suyos, llenó el campo y cantó el himno como si fuera el último partido de la temporada, como si el Betis se estuviera jugando el descenso en enero (que lo está haciendo). Pero esa ilusión, esas ganas, se tradujeron en nervios, y cuando no se llevaban ni 120 segundos de encuentro, Roberto Torres hacía el primero.

El Osasuna, con un Javi Gracia que sabe lo que se hace, salió a morder al campo y con un gran centro desde la banda derecha, Roberto Torres, que se impuso a Juanfran con una facilidad casi vergonzosa, remataba de cabeza en un lanzamiento en el que Andersen, una vez más, pudo hacer algo más.

Pero en el Betis, por primera vez en lo que va de temporada, trajo a un futbolista de garantías y Leo Baptistao, ovacionado por una grada ansiosa de pólvora, salió enchufadísimo y suyas fueron las mejores ocasiones de un equipo que juega y juega pero no tiene gol. En el 38 de la primera, Nono, que estaba haciendo un buen partido junto a Lolo Reyes, vio la segunda amarilla en una rigurosa amonestación del colegiado en una falta en el centro del campo. Se quedaba el Betis con diez y con uno menos.

La segunda parte comenzó con la revolución de Garrido en el once, sacando a Juanfran y Salva Sevilla e incluyendo a Molina y Figueras, este último cobrando gran protagonismo en el encuentro. En el segundo acercamiento con cierto peligro de los rojillos, centro raso desde la izquierda que el '25' del Betis mete dentro de la portería, dejando helada a la grada y haciendo del partido una quimera a falta de más de media hora.

Sin embargo, en un balón filtrado entre la defensa tan solo dos minutos después del gol, Rubén Castro consiguió driblar a Andrés Fernández y este lo derribó dentro del área. Penalti y expulsión. El canario, para mayor dramatismo, envió el balón al travesaño y el 0-2 se mantenía en el marcador. El Betis lo siguió intentando con más corazón que estrategia y fruto de esa entrega llegaría el gol de los de Garrido, en un disparo violento de Jorge Molina que batió a Riesgo.

A partir de ese momento, el Villamarín se convirtió en un patio de colegio en el que las posiciones dejaron de existir y el Betis se tiró a tumba abierta a por el partido. Los de Javi Gracia tuvieron el gol en dos ocasiones, pero ni Damiá ni Silva supieron terminar sus jugadas. Al final, tres puntos vitales de un Osasuna que sale un poco de la quema y se queda con 20 puntos en el casillero, y una jornada más, y ya es crítico, en la que no gana el Betis, que se queda a 7 de la salvación

Artículos relacionados