thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 25 de agosto de 2013
  • • 23:00
  • • Estadio Benito Villamarín, Sevilla
  • Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias
  • • Espectadores: 29633
1
F
2

Real Betis 1-2 Celta de Vigo: Asalto al Benito Villamarín

El conjunto de Luis Enrique se lleva el choque y deja a los locales con 0 puntos tras las dos primeras jornadas de la Liga BBVA

El séptimo de caballería. En tromba salió el Betis en su estrenó liguero en Heliópolis. El equipo entró en el terreno de juego con el ansia de un equipo herido en el orgullo y con ganas de demostrarle a su afición la ilusión por una nueva temporada en la Liga BBVA.

El Celta asistía como partner a un partido en el que no era protagonista pero que a base de fogonazos se erigía como un perfecto actor secundario. Con mucho desorden en la línea defensiva y con Yoel, un guardameta que salvó tres balones que bien podrían haberse convertido en el primer gol del partido. Primero Verdú con un saque de falta al palo corto, luego Paulao con un remate de cabeza al mismo palo, a la salida de un corner y, finalmente, el larguero  que repelió un tiro de Jorge Molina a bocajarro. La ocasión más clara del conjunto gallego fue el contraataque mal llevado por Toni en un tres contra uno que acabó despejando la zaga bética.

El descanso llegaba con las clarísimas ocasiones del Betis en el tintero y con un claro adalid en el Celta encarnado en la figura de su portero. El Celta embocaba el túnel de vestuarios con la tentativa de volver al mismo con más fuerza, garra y con un fútbol con más toque. Pero los pupilos de Luis Enrique volvieron por sus fueros y no parecían despertar tras el pitido que daba comienzo al segundo acto.

La segunda parte se iniciaba con mayor tedio, con una desgana propia de los partidos de final de Liga en los que los equipos se juegan poco o nada. El Betis bajó considerablemente el pistón y el club gallego adelantaba líneas ante la inoperancia de su rival. Primero Charles, con un remate de cabeza que dio en el palo, y posteriormente Kronh-Dehli, que no acertaba a empalar un balón que merodeó por el área verdiblanca, comenzaban a cimentar el primer gol vigués. Y este llegó en el minuto 67: Charles inauguraba el marcador con un tiro raso a pase de Nolito.

El Betis estaba tocado y el propio Nolito, siete minutos más tarde, ponía el segundo tanto en el marcador tras una jugada personal con bicicleta incluida. El Celta durmió el partido a base de tesón y contraataques. El Betis fue un permanente quiero y no puedo, un Betis al que le habían asestado dos golpes difíciles de digerir. Rubén Castro marcaba el gol del honor para el Betis en el 89 y solo un minuto después Chuli mandaba el balón al travesaño. Se mascó el milagro en el estadio verdiblanco pero el Celta se llevaba el choque y dejaba al Betis con un 0 en el casillero. Un choque en el que se cumplió la máxima que dice que “el que perdona, lo acaba pagando”.

Artículos relacionados