thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 23 de marzo de 2014
  • • 17:00
  • • Estadio Benito Villamarín, Sevilla
  • Árbitro: Javier Estrada Fernández
  • • Espectadores: 31313
0
F
2

Betis 0-2 Atlético: Braian Rodríguez le da la victoria a los rojiblancos

Una segunda amonestación infantil del uruguayo facilita a los de 'Cholo' Simeone imponerse con claridad en un choque que, hasta ese momento, estuvo tremendamente igualado

La primera mitad del partido se desarrolló como si no hubiera cuarenta y ocho puntos de distancia entre atléticos y béticos en la tabla clasificatoria, como si no fuera un choque entre segundo y último clasificado y como si el Real Betis se hubiera olvidado del partido que, solo tres días antes, le había enfrentado durante dos horas y una tanda de penaltis a su eterno rival para acabar cayendo eliminado in extremis de la Europa League.

Todo eso pasó desapercibido en el Benito Villamarín cuando ambos equipos saltaron al terreno de juego y Estrada Fernández dio el pitido inicial. Los primeros cuarenta y cinco minutos se desarrollaron con una tremenda igualdad entre ambos contendientes, que no eran capaces ni de batir al portero rival en las fases del partido en que disponían del dominio del esférico, ni de evitar que sus rivales tuvieran el balón y controlaran el choque en fases alternativas del mismo.

Las primeras ocasiones llegaron para el Betis. Juanfran primero desde media distancia y Juan Carlos desde aún más lejos, probaron sus botas sin fortuna, enviando el cuero más allá del límite de los tres palos. En el campo contrario, era Raúl García quien, con dos disparos de primeras tras centros de Arda Turan y Filipe Luis, disparaba también lejos de la portería de Adán antes de que se cumplieran los primeros diez minutos.

Tras esta fase del choque en la que el camino a la portería parecía expedito para ambos equipos, el partido siguió desarrollándose con fases de dominio alternativas, aunque estas apenas daban lugar a ocasiones de peligro. Aunque no se produjeron disparos a portería en todo el primer acto, las sensaciones que daba el Atlético cuando jugaba el balón (más cerca del área rival que cuando lo hacía el Betis), parecían indicar que el gol visitante podía estar más cerca que el local.

No en vano, Diego Costa enviaba el balón al fondo de la red tras un pase entre líneas que le llegaba prácticamente en boca de gol, aunque algo escorado. Sin embargo, Estrada Fernández entendía que el delantero hispano-brasileño había partido de situación ilegal y anulaba el tanto visitante. A partir de ese momento, el partido entró en un continuo choque de trenes. Los duelos eran cada vez más duros y los choques entre jugadores de ambos equipos iban cargándose de intensidad.

Los más disputados eran los que enfrentaban a Diego Costa y Paulao. Una batalla que llegaba a su punto álgido cuando, tras una carrera por un balón, Costa empujaba en cierta medida a Paulao y el jugador brasileño se daba un tremendo golpe contra las vallas publicitarias del fondo del campo. Sin embargo, no acababan ahí las hostilidades, y el brasileño no dudaba en devolvérsela al de Lagarto con una durísima patada (tras tocar el balón) en la entrepierna.

Así, ambos equipos se marchaban al vestuario con la sensación de que el periodo decisivo sería el segundo. Y así fue. La segunda parte comenzaba con un correcalles entre ambos equipos, en el que bien pudo adelantarse el Betis con un disparo de Juan Carlos tras una buena triangulación verdiblanca que acabó con el balón estrellándose en el palo. Sin embargo, todo cambiaba en el minuto 56. Braian Angulo se llevaba el balón descaradamente con la mano en una acción con Filipe Luis y el colegiado no dudaba en sacarle la segunda amarilla.

Con un hombre más, no le costó más que dos minutos al Atlético ponerse por delante. Gabi, desde más allá de los límites del área, se sacaba un zapatazo preciso y contundente, ajustado al palo, para que la estirada de Adán careciese de sentido.

La expulsión y el gol en contra caían como una losa para los béticos y el dominio visitante pasó a ser absoluto. De este modo, en el minuto 64, Diego Costa daba la puntilla recibiendo una asistencia de cabeza de Koke en el interior del área, para batir a Adán sin contemplaciones, consiguiendo el 0-2.

Un resultado que daban por bueno los jugadores del Cholo Simeone, quienes bajaban notablemente la intensidad de su control y se limitaban a tocar de forma horizontal, a la espera de los huecos que pudieran aparecer entre los jugadores béticos, más pendientes estos de no encajar el tercer gol visitante que de conseguir el primero local. Sin embargo, el partido no daba para más y se cerraba con un resultado que hundía un poco más al Betis en su particular calvario de esta temporada, mientras que el Atlético hacía los deberes antes de lo que fuese a ocurrir en el partido entre sus dos rivales directos por el título.

Artículos relacionados