thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 31 de agosto de 2013
  • • 23:00
  • • Estadio El Sadar, Pamplona (Iruñea)
  • Árbitro: David Fernandez Borbalan
  • • Espectadores: 12474
0
F
3

Osasuna 0-3 Villarreal: La fiebre amarilla asola El Sadar

Perbert, Aquino y Uche han rubricado el festival anotador de los villarrealenses en Pamplona

José Luis Mendilibar no ha podido tener peor aniversario. Su bicentenario como entrenador en Primera ha recibido un duro varapalo de un escurridizo Villarreal que ha castigado con enfermiza velocidad a una adelantada y desconfiada zaga de Osasuna. Sin una vacuna que frenara el asedio amarillo. Perbert, Aquino y Uche firmaron la victoria castellonense y confirmaron, de este modo, el mejor arranque del club en la máxima categoría.

Osasuna cumplió con el guión de un equipo local en apuros. Su salida al campo fue con mayor mentalización, tal y como se pedía desde las gradas. El conjunto 'groguet' no eludía tampoco sus responsabilidades y lograba aplacar el arranque inicial rojillo con veloces apariciones, muchas de ellas conducidas por Aquino o Pereira. Precisamente, un balón en profundidad hacia Pereira era resuelto por Perbert después de girar sobre sí mismo. El francés se estrenaba en la Liga a la vez se redimía tras una serie de acciones fallidas.

El gol daba el mando total del encuentro al Villarreal. El escenario preparado por Marcelino se dibujaba en el césped del Sadar con transiciones fulgurantes. Otro balón al espacio de Bruno hacia Pereira era aprovechado por Aquino para superar a Andrés Fernández con un sutil golpeo picado. Media hora de juego y todo parecía decidido en Pamplona. Los tímidos silbidos entre la afición iruindarra que se hacían patentes a medida que la sangría causada por los villarrealenses hacía más estragos.

La relajación era el principal enemigo del Villarreal en el segundo tiempo. A pesar de la desventaja, Osasuna no cometía el error de precipitarse en sus acciones pero las imprecisiones impedían contactar con los hombres de arriba. En cambio, la defensa flojeaba con el mismo aspecto quebradizo que en el primer acto. La mejor noticia para los pamplonicas es que un gol los metía en el partido.

La zaga adelantada navarra era el caramelo perfecto para dos hombres del banquillo que hacían acto de presencia y firmaban otra diana. Giovani dos Santos se asociaba con Uche para solventar las dudas y llevar el tercero al marcador. El cuarto de hora final se vivía entre la agonía de la impotencia local y los excesos de los visitantes, recreándose en un partido redondo que lleva al Villarreal a dormir como líderes de la Primera división.

Artículos relacionados