thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de abril de 2014
  • • 16:00
  • • Estadio El Sadar, Pamplona (Iruñea)
  • Árbitro: Javier Estrada Fernández
  • • Espectadores: 16975
1
F
1

Osasuna 1-1 Valencia: Jonas no perdona la austeridad osasunista

Osasuna 1-1 Valencia: Jonas no perdona la austeridad osasunista

Getty Images

Tras el gol de Oriol Riera, los rojillos renunciaron a crear peligro demasiado pronto y acabaron pagándolo con un tanto visitante que le complica las opciones de permanencia

La primera parte del choque entre Osasuna y Valencia en el Estadio del Sadar estuvo marcada por el orden defensivo y táctico de ambos equipos y la falta de claridad de rojillos y ches de la mitad del terreno de juego en adelante. El conjunto navarro, sabedor de lo que se jugaba en el encuentro, fue el primero en avisar con una llegada por banda derecha que acabó en los pies de De Las Cuevas dentro del área. Sin embargo, el jugador alicantino no estuvo hábil para evitar la marca rival y su disparo se encontró con el cuerpo de un defensor valencianista. Corría el minuto seis.

Tras esta ocasión, el partido entró en la que sería su tónica durante todo el primer acto, con dos equipos más preocupados por guardar su posición y evitar que se produjeran ocasiones rivales que de generar las suyas propias. Los remates brillaron por su ausencia hasta el minuto 18, cuando conseguiría el conjunto pamplonés ponerse por delante en el marcador.

Roberto Torres armaba un buen disparo desde fuera del área ajustado al palo derecho de la portería visitante, que Guaita conseguía bloquear pero no atrapar. Un error que Oriol Riera no estaba dispuesto a perdonar. Llegando desde atrás, se adelantaba al portero y a los defensas valencianistas para enviar el rechace al fondo de las mallas. A pesar de que el equipo che reclamaba fuera de juego, la posición del delantero de Vich en el momento del remate de Torres era correcta.

Puso algo más de intención ofensiva el Valencia tras el gol, dominando el control del esférico en mucha mayor medida que sus rivales, pero esto seguía siendo insuficiente como para crear peligro. Osasuna por su parte, se sentía cómodo dejándoles el cuero a los visitantes y esperando en su propio campo para defender. Así, el ritmo del partido decayó notablemente y solo algunos detalles permitieron que el interés del choque no se esfumara por completo.

Quizá el más destacado de ellos fue el penalti que Estrada Fernández debió señalar a favor del Valencia, cuando Marc Bertrán se llevaba el balón claramente con la mano en una acción con Feghouli dentro del área. Sin embargo, el colegiado no lo vio y menos de cinco minutos después pitaba el final del primer periodo.

Tras la reanudación, en el inicio de la segunda parte, las defensas perdieron parte de su orden anterior y las ocasiones de peligro llegaron con algo más de asiduidad. En la primera, siete minutos después del descanso, a punto estuvo Roberto Torres de firmar el segundo para los locales con un disparo perfectamente armado desde dentro del área, tras un centro desde la derecha, que acabó impactando en la madera. Para el Valencia era Jonas quien, apenas unos minutos después de su incorporación al terreno de juego, en el 62, remataba desde fuera del área tras una buena triangulación con Parejo y Alcácer, pero el esférico se iba más allá del límite de los tres palos.

Pasados estos compases, las imprecisiones de la primera mitad volvieron a hacer acto de presencia. Ahora, sin embargo, Osasuna renunciaba casi por completo a acercarse al área de Guaita y daba por buena la victoria por la mínima ante un Valencia que parecía incapaz de encontrar las grietas por las que hacer daño a una defensa local cada vez más poblada y atrasada en su posición.

Pero la estrategia local era demasiado arriesgada cuando aún quedaban muchos minutos de partido por delante. Y acabó pagándolo Osasuna. En el minuto 81, en el primer y último remate entre los tres palos del partido por parte de la escuadra visitante, Jonas hacía buena una asistencia desde la derecha de Vinícius Araújo para igualar el partido y sacar un punto de El Sadar. El gol había matado el partido y, aunque el Valencia intentó aprovechar la desorientación local por el empate para generar más peligro, no lo consiguió. El choque se cerraba con una igualada que no ayuda en exceso al Valencia de cara a alcanzar las plazas europeas y que le complica la lucha por la permanencia a un Osasuna que quiso ver el partido ganado demasiado pronto.

Artículos relacionados