thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 30 de marzo de 2014
  • • 17:00
  • • Estadio El Sadar, Pamplona (Iruñea)
  • Árbitro: David Fernandez Borbalan
  • • Espectadores: 14137
1
F
1

Osasuna 1-1 Real Sociedad: Las buenas intenciones no rompen las tablas

Osasuna 1-1 Real Sociedad: Las buenas intenciones no rompen las tablas

Getty Images

Ambos equipos pusieron toda la carne en el asador para llevarse una victoria que finalmente no consiguió ninguno por su falta de precisión para aprovechar las ocasiones

Llegaba Osasuna al partido en El Sadar con muchas más urgencias que los donostiarras. En puestos de descenso tras los resultados de la jornada, los tres puntos parecían urgir mucho más en Pamplona que en San Sebastián, pues el equipo txuri-urdin se planteaba el encuentro como una de sus últimas opciones para entrar en Champions, aunque con la Europa League casi asegurada.

A pesar de todo ello, poco le costó a la Real Sociedad adelantarse en el marcador. Apenas se habían cumplido seis minutos de juego cuando el Carlos Vela, que ya había avisado poco antes con una galopada seguida de un tiro cruzado que se marchó fuera por poco, encontró un terreno fértil a la espalda de la defensa osasunista para marcharse en velocidad antes de sacar un pase quirúrgico a Chory Castro que, solo frente a Andrés Fernández dentro del área, no tuvo problemas para batir al guardameta murciano.

Tras el tanto, trataba el equipo rojillo de crear fútbol en dirección a la meta de los guipuzcoanos, apremiada ya no solo por la situación en la tabla, sino por un marcador adverso desde el nacimiento del encuentro. Sin embargo, esta iniciativa parecía dar más problemas que soluciones a los pamploneses, que apenas eran capaces de crear problemas a Bravo y, sin embargo, cada vez que perdían el balón se encontraban vendidos ante los rápidos movimientos de los donostiarras, buscando un gol gemelo del primero.

A partir de ahí, y viendo que la Real no conseguía ya abrir hueco tan fácilmente en la defensa local, Osasuna encontró la mejor forma de hacer daño a su rival: metiendo centros al área, principalmente a balón parado. Así, Oriol Riera dispuso de hasta tres remates claros de cabeza tras saques de falta. Sin embargo, sus testarazos no eran precisos y, uno tras otro, se marchaban fuera, echando por el desagüe buenas ocasiones para conseguir el empate. Desde entonces, las llegadas de Osasuna fueron menos claras hasta el descanso, mientras que la Real apenas si aportaba ideas ofensivas en un partido en el que el resultado positivo le había llevado a acomodarse en cierto modo.

La segunda mitad comenzó con ocasiones para ambos equipos. La Real tuvo sus ocasiones con un disparo de primeras de Zurutuza tras un saque de banda directo al corazón del área y un duro remate de Íñigo desde su propio campo que a punto estuvo de sorprender a Andrés Fernández y que finalmente impactó en el larguero, mientras que Osasuna lo intentó por medio de Roberto Torres en dos ocasiones, primero con un disparo blando desde lejos y después con un dispar tras centro desde la banda derecha en el que se adelantó a toda la defensa rival para mandar el balón donde más difícil era ponerlo: fuera.

Pero el gol estaba reservado para alguien con la necesidad de resarcirse. Así, Oriol Riera, para compensar lo que había fallado en la primera mitad, mandó a las mallas en el minuto 59 un testarazo tras una falta lateral que ponía Roberto Torres. Con el gol, el partido ganó en intensidad e interés. Los dos equipos buscaban con ahínco la victoria y acumulaban cada vez más hombres en campo contrario con ataques rápidos a la búsqueda de un gol que desnivelara el choque.

El partido siguió por ese camino  y no murió hasta el pitido final de Fernández Borbalán, con multitud de oportunidades para ambos equipos (15 remates para Osasuna y 10 para la Real, 4 y 3 a puerta) que, sin embargo, ninguno de los dos fue capaz de aprovechar. Así, la falta de precisión penalizó a rojillos y donostiarras y les impedía llevarse otros dos puntos de un choque que los aficionados disfrutaron de principio a fin. Un empate que supo mejor a los visitantes que a los locales, a quienes no les sirve para salir de la complicada situación en la que se ven inmersos, igualados a puntos con Almería y Valladolid, pero aún en puestos de descenso.

Artículos relacionados