thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 3 de abril de 2011
  • • 21:00
  • • Estadio El Sadar, Pamplona (Iruñea)
  • Árbitro: David Fernandez Borbalan
  • • Espectadores: 14000
2
F
3

Liga BBVA: Diego Costa y un 'hat trick' que hace olvidar al Kun y Forlán (2-3)

Liga BBVA: Diego Costa y un 'hat trick' que hace olvidar al Kun y Forlán (2-3)

Ganó el Atlético con triplete del punta; ganaba Osasuna por gol de Sola; Reyes erró un penalti, misma vía por la que descontó Nekouman; Sergio, expulsado entre tanta locura.




Osasuna Atlético

Por Marina Zazo (Corresponsal Atlético de Madrid)

La suerte puede estar de cara o no, darte la espalda cuando más la necesitas o aparecer como punto de inflexión en los momentos más inesperados. Pero, como sucesión de acontecimientos que se producen de manera casual, en ocasiones, esa casualidad también hay que buscarla.

El término de los partidos es uno de los instantes preferido por entrenadores y jugadores para confesar que “la suerte no ha estado de lado”, pero ¿qué o quién determina tal circunstancia? El desarrollo del partido, las oportunidades resueltas o erradas, y sin lugar a dudas, los propios jugadores.

En el Reyno de Navarra dicha suerte iba a llevar los colores del Atlético de Madrid, estadio donde hasta ahora llevaba una estadística aplastante a cuestas, ya que en sus últimas ocho visitas a Pamplona, había obtenido la derrota en seis de ellas.

Sorprendió Quique Sánchez Flores al dejar fuera del once a Diego Forlán, una decisión que desde algunos sectores no se iba a entender muy bien dada la ausencia del ´Kun´ Agüero por acumulación de tarjetas. El beneficio iba a caer en la figura de Diego Costa, que tras no contar con muchos minutos en los últimos encuentros iba a ser de la partida en Pamplona.

Esa no presencia del uruguayo iba a lastrar al Atlético en los primeros compases, ya que, a pesar de monopolizar el balón, el último pase se hacía de rogar; y curiosamente esa falta de puntería iba a ocasionar que fuera el Osasuna el que dispusiera de la primera oportunidad clara de abrir el marcador. Solo había transcurrido un cuarto de hora cuando los rojillos iban a disparar hasta tres veces en la misma jugada. La pasividad de la defensa rojiblanca se iba a manifestar por enésima ocasión esta temporada e iba a permitir a Osasuna amenazar la tranquilidad atlética, aunque Camuñas se iba a topar con un inconmensurable De Gea, que volvió a ser el de siempre tras unas semanas en las que los rumores sobre su posible salida se habían impuesto a lo meramente futbolístico.

Si el madrileño había conseguido superar ese pequeño bajón, lo que no iba a poder superar quince minutos más tarde iba a ser el lastre de los colchoneros esta temporada. La zaga volvía a hacer de las suyas; el balance defensivo brilla por su ausencia, y la jugada al primer toque de los de José Luís Mendilibar iba a acabar en gol de Kike Solá  ante la mirada indiferente de Godín y Perea, dupla que no termina de cuajar y en la que la falta de comunicación y conexión empieza a ser sangrante.

Poco iban a cambiar las cosas en los siguientes minutos, de hecho Osasuna se iba a venir arriba ante la falta de agresividad y de presión de la medular formada por Tiago y Mario Suárez. La profundidad por la banda de José Antonio Reyes era prácticamente inexistente, y la banda izquierda echaba de menos y lloraba por la ausencia de Filipe Luis, que veía desde el banquillo como las opciones ofensivas por “su” lado formaban parte de la ficción más que de la realidad.

Pero lo que es el fútbol y lo que es el Atlético de Madrid. Sin merecimiento y sin haber llegado más de dos veces al área rival se iba a encontrar con el gol ocho minutos más tarde. Reyes, que hasta ese instante no había dado muestras de su recuperación de las últimas jornadas, iba a poner un balón preciso al hueco entre la defensa osasunista que Diego Costa no iba a desaprovechar, ni la oportunidad de empatar el encuentro ni la que le había dado Quique en el once.

La segunda mitad comenzaba en paralelo a la primera, el Atlético la posesión y Osasuna las ocasiones. De Gea se iba a volver a lucir en un despeje a mano cambiada a cabezazo de Soriano, el jugador que más peligro llevaba al área rojiblanca en jugadas a balón parado, la verdadera arma de los de Pamplona para desestabilizar por completo a la defensa atlética.

La zona de creación colchonera iba a encontrar la horma de su zapato en la de los osasunistas, y poco a poco Mario Suárez se iba a hacer con el control del partido. Y de esta forma al cuarto de hora de esta segunda parte la historia se iba a volver a repetir. El propio centrocampista madrileño iba a poner otro pase al hueco entre la zaga rojilla, que Sergio y Lolo no iba a saber interceptar, para que Diego Costa adelantara en el marcador a los de Quique. Pero la película con final feliz para el delantero brasileño no iba a terminar todavía, puesto que solo dos minutos más tarde el cartero iba a llamar por tercera vez a la puerta de Ricargo. Tres goles y tres jugadas prácticamente idénticas.

La precipitación iba a hacer mella en los de Mendilibar. Nekounam y Puñal eran meros espectadores de la exhibición de Tiago y Mario Suárez, exhibición que trató de cortar el técnico de Osasuna sacando del terreno de juego a Puñal por Vadozc, aunque los suyos no iban a dar muestras de peligro debido al buen trabajo y a la buena presión ejercida por todas las líneas rojiblancas. Por primera vez esta temporada fuera de casa, la concentración pasaba de ser un sueño a convertirse en realidad.

Pero ya se sabe lo que sucede cuando el Atlético de Madrid está enfrente; y es que la emoción se rinde a los errores de los de Quique y hace su aparición. Esto es lo que iba a pasar, porque tras fallar José Antonio Reyes un penalty cometido sobre el omnipresente Diego Costa, Nekounam daba esperanzas a la afición Navarra en otra pena máxima por mano de Tiago.

Los minutos finales iban a ser un ir y venir de oportunidades para Osasuna, con uno menos tras la expulsión de Sergio después de propinar un codazo al pecho del delantero brasileño rojiblanco, algo que no se termina de entender si se tiene en cuenta el desarrollo del encuentro, especialmente en la segunda parte, era favorable para los atléticos, que no supieron cerrar el encuentro cuando tuvieran la posibilidad.

A pesar de terminar pidiendo la hora y de no aprender de los errores, el Atlético de Madrid gracias a esta victoria se coloca séptimo con 42 puntos, empatado con el Athletic de Bilbao (que juega mañana en los Juegos del Mediterráneo ante el Almería) y ve más factible, ahora sí, cumplir medianamente con el objetivo marcado a principio de temporada, que era estar en Europa, aunque esa competición sea la Europa “menor” y la afición colchonera tenga que esperar, quizás otra campaña más, para escuchar el himno de la Champions.

¡REVIVE LA RETRA CAÑERA DEL PARTIDO!

Si te registras en Mybet.com recibirás 80 € de Bienvenida

*Goal.com recomienda jugar con moderación a quienes así lo decidan.

Artículos relacionados