thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 7 de diciembre de 2013
  • • 22:00
  • • Estadio La Murta, Xàtiva
  • Árbitro: David Fernandez Borbalan
  • • Espectadores: 6200
0
F
0

Olímpic Xativa 0–0 Real Madrid: Empate a nada en La Murta

El Real Madrid es incapaz de materializar la tímida superioridad en la segunda parte después de 45 primeros minutos para olvidar. Di María, desaparecido, se marchó disgustado

Todo queda pendiente para la vuelta en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid pasó por Xátiva como si lo hubiera hecho cualquier otro equipo de España. Nada se vio de ese equipo vertiginoso y eléctrico que amenazaba a Atlético y Barcelona en Liga no hace mucho. La Copa no se le dio igual de bien, ni mucho menos. En la primera parte casi ni compareció, y si no fuera porque tras el descanso Ancelotti introdujo algunos cambios y porque Isco mostró su cara más inconformista, el insípido empate pudo haber adquirido tintes trágicos. Morata, Jesé, Benzema, y el propio Isco tuvieron sus oportunidades, pero tendrá que ser en dos semanas cuando se resuelva este empate a cero. Perdón, este empate a nada.

El Real Madrid no se encuentra en La Murta. Carlo Ancelotti confeccionó un once más que de garantías para encarar el debut copero, con seis internacionales absolutos además de darle la oportunidad a los más jóvenes del plantel. Sin embargo, queda la sensación de que ya hubiera podido jugar quien fuera, el equipo blanco nunca hubiera terminado de lucir como debe el escudo que lleva en el pecho. Ya fuera por el césped artificial, por la escasez de luz artificial también, o por la presión del Olímpic Xátiva en un campo de reducidas dimensiones, que en ningún momento parecieron estar jugando dos equipos con una diferencia de presupuesto de mil a uno. “Más tranquilos”, se hartaba a gritar Ancelotti desde la banda, pero ninguno de sus jugadores acertaba a aportar el poso ni el talento necesario para sobreponerse al Olímpic.

Isco, el que más brilla en un partido de tonos grises. Lo intentaban los jóvenes, sin excesiva ayuda de los veteranos, pero ninguna jugada llevaba profundidad, acabando prácticamente todas en faltas o saques de banda fruto de malos controles, peores desbordes o nula visión de juego. Tan sólo Isco pareció rallar a un nivel cercano al habitual, pero las filigranas del malagueño no eran suficientes. Y el mejor reflejo es que se llegó al descanso con apenas un disparo a puerta por parte de los dos equipos (siendo benévolos): un tímido cabezazo de Casemiro que acabó en las manos de Francis, el portero local. Lástima por los vecinos de Xátiva que acudieron a La Murta, porque habiendo pagado la totalidad de la entrada, no pudieron ver al Real Madrid durante la mitad del partido.

Ancelotti saca más pólvora al campo sin resultados. Al técnico merengue no le gustó nada cómo pintaba el partido, y no se cortó a la hora de hacer cambios para buscar una reacción. Marcelo saltó por Arbeloa en la segunda parte, y Benzema por un muy desacertado Di María, que todavía pareció encararse con Ancelotti al abandonar el campo. Y con los dos, y lo que siguió aportando Isco, lo cierto es que el equipo blanco fue cercando el área local. Aunque sin mucha suerte ni precisión, dicho sea de paso. Isco cruzó demasiado un tiro franco, Jesé mandó alto un zapatazo que enfocaba la escuadra, y Benzema tampoco embocó a puerta desde dentro del área un buen pase del activo Jesé. Aunque quizás, el que tuviera la ocasión más clara de todo el partido fue Morata, que no fue capaz de aprovechar una buena asistencia de Isco, y cuando encaraba ya a Francis, fue incapaz de decidirse entre centrar y chutar. El resultado, que el balón se marchó lejos de la portería, y también de Benzema. Como suele pasar en estas circunstancias. Una oportunidad que fue el reflejo perfecto de la indefinición en la que quedó sumido el Real Madrid en Xátiva. Evitó la machada ante un Segunda B, pero quedó lejos su versión más lustrosa. El resultado, un empate a nada para olvidar cuanto antes. Siempre que se resuelva la eliminatoria en el coliseo blanco, claro.




Artículos relacionados