thumbnail Hola,
En vivo

Clasificación CM

  • 20 de noviembre de 2013
  • • 07:00
  • • Westpac Stadium, Wellington
  • Árbitro: F. Brych
  • • Espectadores: 35206
2
F
4

México ganó con resultado global 9 - 3

Nueva Zelanda 2-4 México: Oribe Peralta certifica el pase a Brasil

Nueva Zelanda 2-4 México: Oribe Peralta certifica el pase a Brasil

Getty

El equipo mexicano está en la Copa del Mundo luego de golear 9-3 en el global a la selección nacional de Nueva Zelanda.

México está en la Copa del Mundo. Se acabó el martirio y comenzó la fiesta, la cual tiene como sitio de desarrollo el Mundial de Brasil 2014.

De la mano de un extraordinario Oribe Peralta, un soberbio Carlos Peña y un guerrero como Miguel Layún, el Tri aplastó sin menor problema a Nueva Zelanda en el juego de vuelta por el repechaje rumbo a Brasil.

Lo adelantó Miguel Herrera asegurando que no viajarían miles de kilómetros a Nueva Zelanda con la intención de irse a defender y al final, lo lograron. México desde el inicio intentó marcar el gol que diera tranquilidad y lo consiguió.

Con un gran pase de Carlos Peña, graduado en selección y siendo uno de los mejores en la serie de repechaje, Oribe Peralta consiguió vencer a Glenn Moss para el 1-0 de la madrugada en México, tarde en Nueva Zelanda.

Era el show de Oribe, el mismo que nos diera una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres, ese que no se ha escondido ni en los peores instantes de la selección. El Peralta que es hoy por hoy, la figura del Tri por encima de otros que militan en el Viejo Continente.

El gol devastó a Nueva Zelanda que no pudo jamás en la serie encontrar el ritmo y el nivel para sacar un sobresalto al Tri. No tardó mucho en caer el segundo luego de una estupenda combinación entre Miguel Layún y el propio 'Hermoso' Peralta.

Centro desde la izquierda por parte del lateral americanista y Oribe Peralta en el área, solo, para chocar el esférico y vencer a un Glenn Moss que ya era figura al tapar jugadas previas de Raúl Jiménez y Luis Montes.

Una calca del segundo gol mexicano para el tercero del Tri y hat-trick de Oribe Peralta. Ahora fue Carlos Peña quien se internó en la banda izquierda y con suave pase al centro para que apareciera el delantero de Santos y anotara un contundente y definitivo 3-0.

Todavía Nueva Zelanda puso descontar luego que el silbante del encuentro pitara una pena máxima tras falta de Moisés Muñoz. Pero el arquero de las Águilas no quería ser el villano de esta historia y alcanzó a tapar el penal a Brockie.

Todavía Raúl Jiménez pudo marcar el cuarto al recibir una gran pared del 'Gullit', quitarse a Moss pero fallar en el último toque, salvando la zaga neozelandesa en la línea.

Ya en el segundo tiempo, el Tri bajó los brazos, seguro del resultado y de su clasificación a la Copa del Mundo. Algo que al final, aprovechó la escuadra local para poner un marcador por demás decoroso.

El Tri fue mucho menos al frente. Fue calculador y dejó de ser incisivo en el arco rival. Aún así, pudo haber marcado al menos dos goles más.

Raúl Jiménez sacó un potente disparo que Glen Moss alcanzó a rechazar. Después, Miguel Layún aprovechó un gran pase de Carlos Peña para sacar un tiro fuerte que la zaga neozelandesa salvó en la línea de gol.

Pero ahí, cuando el encuentro finalizaba, llegaron los errores de la zaga mexicana y por ende, los tantos de la selección de Nueva Zelanda.

Primero, una falta de Rafael Márquez derivó en el segundo tanto de la noche. Chris James cobró potente, lejos del alcance de Moisés Muñoz para dejar el resultado parcial 3-1.

Casi de manera inmediata, Rory Fallon anotaría el 2-3 tras un centro desde la izquierda. Era la acabose en el Westpack Stadium, pues a pesar que la eliminatoria estaba finiquitada, la afición local nunca dejó de apoyar.

En los últimos instantes, llegó el 'quitarisas' por parte de México. Carlos Peña aprovechó un centro desde la derecha para poner el definitivo 4-2. Un justo premio a uno de los mejores en el terreno de juego.

Al final, México se impuso 4-2, global de 9-3 para celebrar un angustiante pase al Mundial. Lo sufrido queda atrás, hoy, simplemente toca festejar dicha calificación y esperar que los errores del pasado queden ahí, y en Brasil se pueda lavar la imagen que tiene.

Artículos relacionados