thumbnail Hola,
En vivo

Copa Mundial

  • 22 de junio de 2014
  • • 00:00
  • • Arena Pantanal, Cuiabá, Mato Grosso
  • Árbitro: P. O'Leary
  • • Espectadores: 40499
1
F
0

Emmanuel Emenike se zafa de Spahic

Nigeria 1-0 Bosnia: Emmanuel Emenike termina con el sueño de la debutante

Emmanuel Emenike se zafa de Spahic

Getty Images

El rápido jugador de Fenerbahçe ha sido una pesadilla para el equipo balcánico, quien se despide del Mundial

La velocidad mostrada por Emmanuel Emenike ha sido el principal argumento utilizado por las 'Aguilas verdes' para dar un paso importante para acceder a octavos -todavía habrá que esperar a la tercera fecha para dilucidar el orden del grupo-. El jugador de Fenerbahçe fabricó el solitario gol de la noche y no cejó de lastimar la moral de los defensores bosnios, quienes se marcharán a casa tras esta primera fase de Brasil 2014. 

Nigeria y Bosnia saltaron al césped sabiendo que el marcador de esta noche iba a resultar clave para adjudicar el segundo billete, siendo uno de ellos para la Argentina de Messi. Por ello, sendos equipos utilizaron sus armas desde el arranque: con los bosnios saliendo rápido hacia la meta contraria y los nigerianos haciendo daño a través de su costado derecho.

Si algo tiene de mágico el fútbol es que la suerte no cae cuando se merece; es muchas veces inesperada y traicionera. Un pase escandaloso de Misimovic hacia Dzeko no subió al marcador por decisión del asistente. A pesar del contratiempo, no hubo muchas lamentaciones ya que parecía cuestión de tiempo que el gol llegara, y efectívamente lo hizo, pero en la portería contraria.

La internada de Emenike por el flanco diestro se asemejó a un ataque de caballería en el que Spahic caía desmontado ante la fuerza del africano, quien tuvo la pausa y técnica para colocar el cuero a la llegada de Odemwingie que convirtió el único tanto para las Super Águilas.

La desventaja por 1-0 relanzó a Bosnia, la cual se encontraba eliminada con los guarismos de la jornada, y replegó a Nigeria, parapetada en su cancha con la intención de castigar a la contra por el mismo espacio por donde hirieron con el gol: la parte izquierda de la zaga bosnia, donde Emenike insistía con la contundencia de un martillo a la hora de aplastar a un clavo.

Con las cartas sobre la mesa, la sensación fue que la apuesta nigeriana funcionó. El trabajo de Begovic superó al de Dzeko, a pesar de la magia exhibida por Pjanic en pases que se perdieron, de igual modo que se desvanecían las remotas opciones de Bosnia de llegar a la siguiente ronda, máxime cuando el balón tropezó en el palo con remate del delantero del City, una fase a la que podrá acceder Nigeria si los resultados le acompañan en la próxima jornada.

Relacionados