thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 6 de agosto de 2014
  • • 20:00
  • • Stade de Genève, Carouge
  • Árbitro: S. Studer
  • • Espectadores: 14852
1
F
0

Momento durante el partido que enfrentaba a ambos equipos

Nápoles 1-0 Barcelona: Dzemaili destroza el buen juego de los azulgrana

Momento durante el partido que enfrentaba a ambos equipos

Getty

El conjunto italiano, a base de aguante y suerte, se hizo con la victoria ante un Barça que ha mostrado buenas sensaciones

Sin duda era el partido más serio de pretemporada para el FC Barcelona. Tenía que jugarlo, ni más ni menos, que contra un Nápoles que está en alza, con un equipo muy notable y bien colocado gracias a Rafa Benítez. Una prueba de fuego, aún sin la llegada de Lionel Messi, Javier Mascherano, Neymar o el sancionado Luis Suárez tras el Mundial que tuvo lugar en Brasil. Sin embargo, el equipo de Luis Enrique mostró una buena cara en comparación al final de la pasada temporada.

En una primera parte con pocas ocasiones, fue el conjunto italiano quien tuvo la primera oportunidad. Un cabezazo de Hamsik muy bien colocado al palo izquierdo de la portería, hizo que Bravo tuviera que volar para hacer una parada espectacular. Con Rakitic en el centro y apoyando el ataque, junto a Rafinha en la mediapunta, el ataque del Barcelona se cuajó en dos mano a mano de Munir frente a Rafael, pero el portero napolitano solventó ambas ocasiones.

Tras el descanso, se vio a un Nápoles más cansado y falto de ideas, aguantando en defensa buscando un contraataque que nunca aparecía. El Barcelona se aprovechó de la debilidad del rival para someter a un asedio constante al equipo italiano. Nada más empezar la segunda parte, una doble oportunidad de Pedro estuvo a punto de abrir el marcador, pero el esférico se fue rozando el palo.

Aún así, fue el Nápoles quien hace el primer gol. Un disparo potente de Dzemaili en el minuto 80, desde 30 metros, pilla el efecto hacia fuera en el que quizás Bravo podría haber hecho más. El balón se le escapa de las manos y se cuela dentro de la portería. Deulofeu intentó poner el empate al palo largo, pero Rafael lo impidió con una gran parada. Con este resultado, y sin más oportunidades claras, se llegó al final del partido.

El Barcelona, bien colocado en el campo y, con un juego un tanto más vertical que horizontal, se mostró muy rápido en defensa con Bartra y Jordi Alba, a pesar del resultado adverso. Salvo la falta de gol, que sin duda resolverán los ausentes, este nuevo Barcelona 'made in' Luis Enrique tiene muy buenas maneras. Habrá que esperar a la regularidad y a la presión de alta competición si es capaz de mantener este ritmo. Solo el tiempo dirá.

Artículos relacionados