thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 16 de mayo de 2014
  • • 21:00
  • • Estadio La Rosaleda, Málaga
  • Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias
  • • Espectadores: 19526
1
F
0

Málaga 1-0 Levante: Adiós a Schuster con victoria y expulsión

Málaga 1-0 Levante: Adiós a Schuster con victoria y expulsión

Getty

El conjunto granota no pudo conseguir el punto que le hubiera garantizado ser el primer equipo de la Comunidad Valenciana por primera vez en la historia de Primera División

Genio y figura. Bernd Schuster se despidió de La Rosaleda fiel a sus características. Su trabajo en la sombra no ha sido reconocido en Málaga, marchándose por la puerta de atrás después de haber salvado solventemente al equipo del descenso. Hoy pasó lo mismo. El mérito y los aplausos se los llevaron los jugadores al final de la contienda, y ni una palabra sobre el alemán. Arisco como él solo en las ruedas de prensa, no pasó desapercibido al ser expulsado por Prieto Iglesias en una discusión entre jugadores provocada por Amrabat que desató las iras granotas, con Juanfran al frente y Sissokó empujando.

La primera parte fue como se esperaba. El Málaga ejerció de equipo local y llevó la iniciativa. No le importó al Levante, que para eso es el conjunto de la liga con menor posesión de balón (37,19%). De hecho, a los granotas no les interesó en absoluto no superar la línea divisoria de los dos campos. No tuvo ningún acercamiento en los primeros 45 minutos. Por lo que fueron los andaluces los que propusieron algo de fútbol. Aunque no había nada en juego, los blanquiazules intentaron imprimirle ritmo al encuentro.

Se vivía en 30 metros. Los centrales boquerones, junto con los medios, presionaban la poca clarividencia granota (que se plantó en Martiricos con un trivote: Sergio Pinto, Sissoko y Pape Diop), pero luego en la frontal del área visitante solían morir sus jugadas elaboradas por el centro. Así el círculo se repetía una y otra vez. A veces, el cuadro de Bernd Schuster lo intentaba a balón parado, en otras por bandas y, en las postrimerías del descanso, sería Pablo Pérez el más activo entre la maraña de centrales levantinos.

Y si aparte de estas tentativas se lograba superar el muro rival, ahí estaba Keylor Navas para desbaratar las tres grandes ocasiones malacitanas de la primera mitad. En la primera, en el minuto 24, el costarricense voló cuando Rescaldani quiso culminar con rosquita una buena combinación entre Portillo y Amrabat. En la segunda, cinco minutos después, sería Amrabat, tras recorte dentro del área cuando no pudo rebasar a uno de los cancerberos de moda de la liga española. Y, la última, al borde del descanso al estar atento a un cabezazo de Rescaldani, que se elevó entre Vyntra y David Navarro. Estas dos últimas acciones protagonizadas por la movilidad de Pablo Pérez, que completó un total de nueve centros al área.

Aunque los forasteros intentaron estirar líneas tras el descanso, pero el dominio seguía siendo malaguista. Portillo y Darder no acertaron tras el paso por los vestuarios. Sí que lo hizo primero en la mejor acción del encuentro. Buena combinación por la derecha entre Samu y Eliseu, la única vez que se incorporó al ataque en todo el partido desde su puesto de improvisado lateral derecho.

La asociación terminó en remate de Amrabat, y ahí en su único semifallo de toda la noche, Keylor Navas se la dejó en bandeja en la frontal a Portillo que, tras unos segundos de suspense, remataría al fondo de las mallas colándose entre el ejército de centrales granotas, que no pudieron despejar el balón.

El tanto fue definitivo por sistema. El Levante se abrió, algo que no se le da muy bien, y el Málaga empezó a ver huecos. Y aunque a los de Joaquín Caparrós se le anularon dos goles legales, el encuentro terminó con festival de paradas de Keylor Navas: 10 (solo Willy Caballero ha realizado más en un partido de esta liga cuando jugó en el Bernabeu 13), con el protagonismo de Amrabat al que le daba tiempo a ser egoísta buscando su golito y a desquiciar a los jugadores del Levante (Juanfran le agredió sin que el árbitro lo viera), y con un pequeño detalle sobre Casado no solo tras saltar al campo después de una lesión de ligamento cruzado que le ha tenido lastrado más de una temporada, sino por dejarle que tirase un penalti en el descuento que acabaría marrando.

En definitiva, victoria del Málaga que ha alcanzado los 45 puntos (a uno de la renovación automática de Bernd Schuster), y derrota de un Levante que se conformará con 48 puntos a la espera de que el Valencia no gane en la última jornada para hacer historia como mejor equipo valenciano en toda la historia de la Primera División, con los menores recursos posible y el mayor trabajo realizado.

Artículos relacionados