thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 1 de mayo de 2012
  • • 20:45
  • • Anfield, Liverpool
  • Árbitro: L. Probert
  • • Espectadores: 40106
0
F
1

Liverpool 0-1 Fulham: Los Cottagers toman Anfield por primera vez

Un Fulham mucho más entonado se ha impuesto con un autogol de Skrtel a un Liverpool que deambula por la Premier y solo piensa en la final de la FA Cup del sábado ante el Chelsea

La melodía de la Champions no sonará el año que viene en Anfield, pero la parroquia local no ha dejado de espolear a los suyos a lo largo del choque. Poco importaba el resultado del intrascendente choque de esta noche ante el Fulham. La catedral del fútbol vislumbra una final en los próximos días; y así lo ha transmitido Kenny Dalglish con su planteamiento: rotaciones en todas las líneas.

El estruendo de Anfield, que no dejó de vitorear a sus hombres, no amilanó a un futbolista sideral, Dempsey, que campaba por la pradera ‘red’ a sus anchas, partiendo desde la mediapunta y corriendo por el sagrado templo como si fuera el jardín de su casa. El estadounidense, jugador capital en su equipo, está para retos mayores y hoy se ha vuelto a reivindicar en el escenario adecuado, Anfield Road, donde todos los focos reparan.

El partido era tan banal que el Fulham se permitió el lujo de dominar al Liverpool y adelantarse en el marcador. Una jugada que partió de las botas de Clint Dempsey, que descontó a todos los rivales que le salieron al paso y habilitó para que Riise pusiera el balón al corazón del área. Allí, Skrtel se encontró con el balón y, en un desgraciado despeje, lo desvió hacia su portería.

Huérfano de Charlie Adam y Leiva desde hace semanas, al Liverpool le cuesta un mundo armar las jugadas, mezclar en medio campo. Henderson, fino como pocos, no tiene la jerarquía suficiente para llevar la nave red. A los locales, de todos modos, les penalizaba su falta de ambición, todo lo contrario que los cottagers, estimulados por lavar la imagen ofrecida el sábado ante el otro vecino de Mersey, el Everton, que les endosó un deshonroso 4-0.

Trató de encausar Dalglish el encuentro con la entrada de Downing para buscar las cosquillas al veterano Riise, un titán a pesar de la edad que le contempla, pero no dio resultado. El buen repliegue del Fulham evitaba todas las balas de fogueo de los Reds.

El Fulham, sin deslumbrar con su fútbol, sí buscó la victoria con más tino y ahínco que un Liverpool con el cuerpo y la mente en un reto de mayor calado que el encuentro de hoy.

Artículos relacionados