thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 27 de abril de 2014
  • • 15:05
  • • Anfield, Liverpool
  • Árbitro: M. Atkinson
  • • Espectadores: 44726
0
F
2

Liverpool 0-2 Chelsea: Los Blues vuelven a dar vida a la Premier League

Liverpool 0-2 Chelsea: Los Blues vuelven a dar vida a la Premier League

Getty Images

Los de José Mourinho hicieron un gran trabajo defensivo y aprovecharon sus escasas ocasiones. El disparo desde la frontal fue el único arma de los Reds en la segunda mitad

Tras una semana en la que se daba por hecho que el Chelsea dejaría lado la Premier League de cara a la Champions, el cuadro entrenador por José Mourinho se impuso 0-2 al Liverpool. Un error de Gerrard propició el gol de Demba Ba y en la recta final anotaba William para meter a los suyos en la pelea y complicarle el título al líder.

Desde el pitido inicial, los dos candidatos al título salieron a defender su estilo. Los locales mandaron desproporcionadamente en la posesión del balón y los de José Mourinho se hicieron fuertes en defensa a la espera de poder sacar algún contraataque. Pero el planteamiento de los londinenses daba la sensación de ser excesivamente conformista.

El Chelsea salió con la mentalidad de que el empate era suficiente premio y desde el arranque jugó con el tiempo y el marcador. El propio colegiado, Martin Atkinston, se pasó los primeros 45 minutos señalándose el reloj y dejando claros con sus gestos que estaba tomando nota de ello. De hecho, alargó el primer tiempo 3 minutos.

En el Liverpool, Raheem Sterling tomo las riendas ofensivas del equipo. Su velocidad y su desequilibrio puso en apuros a los defensores rivales. El internacional inglés aparecía con facilidad por ambos costados aunque su equipo no terminaba de encontrar opciones claras de definir de cara a puerta. Aunque si es cierto que fueron los de Brendan Rodgers los que tuvieron las mejores ocasiones. La más clara estuvo en las botas de Mamadou Sakho, que se encontró con un balón en el área pequeña pero su disparo de primeras se marchó por encima de la portería.


Sin embargo, los blues no generaron mucho peligro a Simon Mignolet. El contragolpe, que es su arma principal no llegaba a funcionar. Pero fue cerca del final del primer período cuando llegó el momento del Chelsea. En el minuto 37, el árbitro no señalaba un penalti por una clara mano de John Flanagan en área de los reds. Aunque el enfado le iba a durar porco a los de The Special One ya que en el tiempo añadidoiba a llegar el tanto visitante. Un sorprendente error de Steven Gerrard en un control y un resbalón posterior, le sirvió a Demba Ba para ganar el balón y se lanzarse con velocidad al área rival. La defensa no pudo con el delantero y batió sin problema en el uno contra uno a Mignolet.

Con el marcador en contra, el Liverpool tuvo que cambiar el chip para dar un vuelco a la situación. Rodgers quitó a un centrocampista como Lucas Leiva para meter al delantero Daniel Sturridge. Sin embargo, la novedad táctica más importante en la segunda parte estuvo en Gerrard. El capitán, consciente de su error en el tanto rival dio un paso al frente tomando mucha más iniciativa en el ataque. Sus clásicos disparos desde la frontal se convirtieron en el arma principal de los reds. En el minuto 58, Schwarzer tuvo que emplearse a fondo para sacar un disparo ajustado del capitán de los locales.

Quien no tenía necesidad de modificar el guión era el Chelsea. Con su disposición en el césped anuló al equipo más goleador de Inglaterra y se permitió algún que otro contraataque para buscar ampliar su distancia. En un disparo lejano tuvo André Schürrle la oportunidad, pero Mignolet metió una buena mano para salvar a los suyos.

Con el paso de los minutos, el área del Chelsea se convirtió en un auténtico frontón. Una barrera difícilmente franqueable que tan solo permitía lanzamientos lejanos para probar al portero. Sólo en los diez minutos finales el Liverpool pudo romper esa línea defensiva para generar verdadero peligro. Una de las más claras llegó tras un espectacular pase de Coutinho al que no llegó Ivanovic, pero tampoco Luis Suárez que se lanzó a por el balón sin conseguir empalmar el disparo.

Lo que no se esperaban los de Rodgers es el último tanto rival. Con el equipo volcado en el campo contrario, el Chelsea montó un contragolpe llevado por Fernando Torres que acabó con un dos contra uno en el que el de Fuenlabrada dejó el balón para empujarla al brasileño William que sentención el choque.

Artículos relacionados