thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 26 de enero de 2012
  • • 21:30
  • • Estadio Ciudad de Valencia, Valencia
  • Árbitro: Ignacio Iglesias
  • • Espectadores: 12100
0
F
3

Valencia ganó con resultado global 7 - 1

Copa del Rey: Valencia vuelve a golear al Levante y va a por el Barcelona (0-3)

Copa del Rey: Valencia vuelve a golear al Levante y va a por el Barcelona (0-3)

Aritz Aduriz - Valencia

Dos goles de Piatti y otro de Aduriz masacran todavía más al conjunto granota, que no obró el milagro. Ahora, el equipo de Emery jugará en semis con los subcampeones de Copa.

Levante Valencia

Por Nicolás De Marco.- 

Sígueme en Twitter (
@nicolasdemarco)

La Copa del Rey es el torneo de las sorpresas y, si existen, de algunos milagros también. Lo cierto es que el Mirandés se había agotado ya varios, y el Mallorca usó otro más para hacerle cuatro goles en siete minutos a la Real Sociedad. La tarea del Levante, en ese sentido, era casi imposible.

Y así lo fue, puesto que tenía que ganarle 3-0 al Valencia, tercer clasificado de la Liga BBVA, si quería acceder a las semifinales del torneo del KO. El 4-1 en Mestalla obligaba a una remontada espectacular, sobre todo porque se trataba del conjunto de Unai Emery. Los Ché no fallaron y su premio no es el más divertido de todos: les espera el Barcelona.

Comenzó mejor el Valencia, teniendo la posesión del balón y teniendo a los delanteros granotas alejados de la portería de Diego Alves. Sin embargo fue enterándose el Levante de lo que tenía que hacer y de a poco fue creciendo en su juego. Como podía, pero iba. La primera ocasión clara fue de Vicente Iborra, quien cabeceaba apenas fuera un saque de esquina.

El Valencia llegaría por mediación de Pablo Piatti. El argentino no pudo aprovechar la ocasión desde dentro del área y su disparo no pudo batir a Munúa, se marchó a un metro del poste derecho. Clarita. Jordi Alba no estaba incisivo ni se proyectaba, lidiaba con la marca de Óscar Serrano, a quien JIM no dudó en sacar como titular pese a haber llegado recién del Racing.  

Aduriz, que sentó a Soldado para darle descanso al posiblemente convocado por Del Bosque, aprovechó la primera que tuvo y remató una eliminatoria que ya había llegado sin vida. Desborde de Piatti, centro de la muerte y aparición del ex Mallorca para establecer el 0-1.

Precisamente el ex jugador del Almería sería, enseguida, sobre el minuto 30, el encargado de poner el segundo de la noche. Gran pase de Bernat y el argentino, tras correr algunos metros con balón dominado, estampó el 6-1 en el resultado global. El Levante debía marcar seis goles para pasar, pues el 5-2 no le valía…

Sabiéndose virtualmente eliminado, el equipo de JIM iba de todas formas a por el descuento. Vergüenza deportiva, que le dicen. Ver cómo funcionaban las nuevas piezas era otro de los objetivos del míster granota. El brasileño Botelho, por ejemplo, dejaba detalles. Serrano, en cambio, veía la segunda amarilla por derribar a Piatti. Pero lo más lindo del partido era lo que hacía Bernat. Cada cuero que tocaba el chaval era un deleite. Entraban Banega, Bruno, y el duelo se picaba. Para esa altura no se jugaba, el encuentro era golpe tras golpe.  Si de golpes se trata, Piatti dio el último al Levante mandando a la red un rechace de Munúa a cabezazo de Aduriz. No había marcado en la temporada, pero el ex Estudiantes de La Plata le hizo tres a los granotas en la eliminatoria.

Para el equipo de Emery ahora toca otro conjunto de Champions, aunque no cualquiera: un tal FC Barcelona espera en semis.

Entérate de todos los datos de los equipos participantes, las sedes, los estadios... todo en el microsite de Goal.com ¡No te lo pierdas!

La Copa del Rey es el torneo de las sorpresas y, si existen, de algunos milagros también. Lo cierto es que el Mirandés se había agotado ya varios, y el Mallorca usó otro más para hacerle cuatro goles en siete minutos a la Real Sociedad. La tarea del Levante, en ese sentido, era casi imposible.

 

Y así lo fue, puesto que tenía que ganarle 3-0 al Valencia, tercer clasificado de la Liga BBVA, si quería acceder a las semifinales del torneo del KO. El 4-1 en Mestalla obligaba a una remontada espectacular, sobre todo porque se trataba del conjunto de Unai Emery. Los Ché no fallaron y su premio no es el más divertido de todos: les espera el Barcelona.

 

Comenzó mejor el Valencia, teniendo la posesión del balón y teniendo a los delanteros granotas alejados de la portería de Diego Alves. Sin embargo fue enterándose el Levante de lo que tenía que hacer y de a poco fue creciendo en su juego. Como podía, pero iba. La primera ocasión clara fue de Vicente Iborra, quien cabeceaba apenas fuera un saque de esquina.

 

El Valencia llegaría por mediación de Pablo Piatti. El argentino no pudo aprovechar la ocasión desde dentro del área y su disparo no pudo batir a Munúa, se marchó a un metro del poste derecho. Clarita. Jordi Alba no estaba incisivo ni se proyectaba, lidiaba con la marca de Óscar Serrano, a quien JIM no dudó en sacar como titular pese a haber llegado recién del Racing.

 

Aduriz, que sentó a Soldado para darle descanso al posiblemente convocado por Del Bosque, aprovechó la primera que tuvo y remató una eliminatoria que ya había llegado sin vida. Desborde de Piatti, centro de la muerte y aparición del ex Mallorca para establecer el 0-1.

 

Precisamente el ex jugador del Almería sería, enseguida, sobre el minuto 30, el encargado de poner el segundo de la noche. Gran pase de Bernat y el argentino, tras correr algunos metros con balón dominado, estampó el 6-1 en el resultado global. El Levante debía marcar seis goles para pasar, pues el 5-2 no le valía…

 

Sabiéndose virtualmente eliminado, el equipo de JIM iba de todas formas a por el descuento. Vergüenza deportiva, que le dicen. Ver cómo funcionaban las nuevas piezas era otro de los objetivos del míster granota. El brasileño Botelho, por ejemplo, dejaba detalles. Serrano, en cambio, veía la segunda amarilla por derribar a Piatti. Pero lo más lindo del partido era lo que hacía Bernat. Cada cuero que tocaba el chaval era un deleite. Entraban Banega, Bruno, y el duelo se picaba. Para esa altura no se jugaba, el encuentro era golpe tras golpe.

 

Para el equipo de Emery ahora toca otro conjunto de Champions, aunque no cualquiera: un tal FC Barcelona espera en semis.

Artículos relacionados