thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 15 de marzo de 2014
  • • 16:00
  • • Estadio Ciudad de Valencia, Valencia
  • Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández
  • • Espectadores: 14252
0
F
1

Levante 0-1 Celta de Vigo: El gol de Nolito sentencia un espectáculo brillante

Levante 0-1 Celta de Vigo: El gol de Nolito sentencia un espectáculo brillante

EPA

Una segunda parte llena de emoción, valentía, verticalidad, ocasiones y buen fútbol hizo disfrutar a los aficionados al deporte en un choque en el que todos merecieron ganar

El partido comenzó con ambos equipos demostrando sus mejores argumentos. El Levante creaba ocasiones a balón parado protagonizadas por Ivanschitz mientras que el Celta dominaba el cuero pero sin llegar a abrir espacios como para hacer daño a la férrea defensa granota. Sin embargo, al ver la poca eficacia que estaban consiguiendo a la hora de romper las líneas locales, los jugadores celtiñas optaron por aumentar ligeramente la velocidad de su juego.

Ese cambio de ritmo fue suficiente. La adelantada línea defensiva del Levante quedaba en evidencia en el minuto diecinueve. Era el momento en que Augusto Fernández ganaba la espalda a sus marcadores en la banda derecha, siguiendo su carril con velocidad para acabar sacando un centro hacia Nolito que, llegando desde la parte contraria del área, batía desde corta distancia a Keylor Navas por bajo. Tras el gol, aún pudieron llegar otros dos tantos visitantes en una avalancha ofensiva ante la que el Levante no era capaz de reorganizarse. Primero Orellana tras una acción similar a la del gol que finalizaba con una buena parada de Keylor Navas y después Nolito, con un disparo desde fuera del área que se estrellaba en el palo más lejano a su posición, desaprovechaban sendas opciones de haber dejado el partido sentenciado en su primera media hora.

Tras estas ocasiones, sin embargo, la temperatura del partido decayó notablemente. El Celta siguió dominando, aunque sus ocasiones se fueron espaciando en el tiempo, mientras que el Levante buscaba el contragolpe y, de tanto en tanto, Barral encontraba la espalda de la defensa visitante. Sin embargo, estas ocasiones no se traducían en un excesivo peligro sobre un Yoel prácticamente inédito. No en vano, el conjunto granota acababa la primera mitad con un solo disparo entre los tres palos, obra Ivanschitz en una falta directa que, en el minuto tres, a punto estuvo de dar un disgusto a los gallegos por una mala colocación de su barrera.

El paso por vestuarios, sin embargo, cambió totalmente su aspecto el equipo granota, con un doble cambio en el que se marchaban Juanfran (lesionado) y Diop para dar entrada a Rodas y Sissoko, el equipo de Joaquín Caparrós se volcó por completo sobre la portería de Yoel. Sin embargo, pasaban los minutos sin que la cosecha diese frutos. La defensa celtiña se veía superada una y otra vez, pero no eran capaces los delanteros granotas de traducir esas situaciones en finalizaciones claras de sus jugadas.

Solo le hacía falta al Levante que lo espoleasen un poco más. Algo que sucedió en el minuto 57, cuando Nolito disponía de una clara ocasión que abortaba Keylor Navas. El contragolpe tras la acción fue fulgurante y solo pudo acabar cuando Jonny derribaba a Víctor dentro del área. Barral disparaba al larguero, pero la ocasión era solo la primera de otras que llegarían en un auténtico asedio a la meta de Yoel. La más clara, la que tuvo el propio Barral cinco minutos más tarde. Disparando tras un contragolpe desde dentro del área pequeña, Yoel atrapaba el cuero en la misma línea de gol, dando lugar a la polémica por saber si había el esférico superado totalmente o no a la cal.

Fue en ese momento cuando el partido acabó de romperse. El Celta respondió a la propuesta valiente con más valentía. El balón no se detenía ni un momento y sus trayectorias eran siempre verticales. Los remates en una y otra portería se repetían, pero según se agotaban los minutos, daba la sensación de que la multitud de ocasiones no darían lugar a un gol. Y así fue. A pesar del gran espectáculo mostrado en la segunda mitad, con muchísimas ocasiones, juego rápido y vertical y planteamientos muy ofensivos de ambos equipos, lo único que valdría sería el solitario gol de Nolito en la primera mitad, suficiente para cerrar un partido que solo acabó con ese resultado por las notables actuaciones de los porteros de ambos equipos. Venció el Celta con todo merecimiento, pero eso no impidió que fuese injusto que el Levante no se llevase los tres puntos.

Artículos relacionados