thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 5 de noviembre de 2013
  • • 20:45
  • • Juventus Stadium, Torino
  • Árbitro: H. Webb
  • • Espectadores: 40696
2
F
2

Ronaldo, el Pichichi de la Champions, al rescate

Juventus 2–2 Real Madrid: Casillas, Ronaldo y Bale se exprimen para meter a Ancelotti virtualmente en octavos

Ronaldo, el Pichichi de la Champions, al rescate

AFP

Los dos atacantes rescatan a un Real Madrid desorientado durante muchas fases del partido. Ancelotti pinchó con la alineación. Vidal y Llorente mantienen con vida a la Juventus

El Real Madrid está ya virtualmente en octavos de final de la Champions League. No lo ha hecho por la puerta grande, ganando los cuatro partidos disputados, pero al menos lo tiene casi hecho. Porque por momentos no pareció poder, después de estar rendido a la Juventus durante toda la primera parte, en una nueva demostración de las tremendas lagunas que sufre este equipo. Y este proyecto, en extensión. Vidal adelantó a los italianos en un nuevo penalti antes del descanso, en prácticamente la única ocasión que no evitó un Casillas en plan salvador en la primera parte. Y tuvo que ser el tridente atacante el que sacara las castañas del fuego con dos goles casi consecutivos de Ronaldo y Bale tras dos robos de balón en la segunda mitad. Llorente logró el empate de cabeza para firmar así un reparto de puntos que da vida a la Vechia Signora… y a un Carlo Ancelotti que de nuevo inventó en la alineación inicial sin mucho éxito.

Casillas vuelve para ser el salvador. Comenzó el partido con una Juventus algo tímida. Demasiado respetuosa, quizás. El Real Madrid, bien situado, llegaba fácil al área contraria con posesiones largas, y hasta Ronaldo y Bale pudieron haber marcado con sendos disparos a Buffon. Sin embargo, pronto cambió el guión del partido. Apenas cuarto de hora. Lo que tardó Pogba en internarse por la banda de un hoy lamentable Sergio Ramos ubicado como lateral derecho por obra y gracia de la errática chistera de Carlo Ancelotti. El centro del francés lo desvió Pepe hacia su propia portería, y si no llega a ser por los reflejos de Casillas, hubiera sido el primer gol del partido. Tremendamente meritoria la respuesta del capitán blanco que, pese a su inactividad, demostró estar más que a tono. Y volvería a hacerlo diez minutos después, sacando milagrosamente con el pie un testarazo cruzado de Llorente desde el balcón del área pequeña. Antes de que Mourinho le sentara no había debate sobre si era el mejor portero del mundo. Y Casillas se resiste a que lo olvidemos. A que le olvidemos.

Vidal materializa la tremenda superioridad bianconera. Las dos ocasiones casi consecutivas no fueron sino el síntoma de lo que estaba por llegar: una Juventus con una efectiva presión con un 4-5-1 que inhabilitó por completo al Real Madrid. Como ya hiciera el Rayo Vallecano cuatro días atrás. Es coralmente frágil este Madrid, al que le cuesta poco perder la compostura ante la primera adversidad que se le cruza. Y antes del descanso, ni siquiera la recuperaría en el Juventus Stadium. Que vería a su equipo marcharse a los vestuarios con el marcador a favor. Arturo Vidal transformó desde el punto de penalti el 1-0 en el minuto 39. Quinta pena máxima contra los blancos, hoy de naranja, en los últimos tres partidos. No parece ya casualidad. Tampoco así que se adelantaran los bianconeri.

Los goles de Ronaldo, Bale y Llorente revolucionan el partido. El descanso sin embargo le vino fenomenal al Real Madrid, que si en la primera parte pareció Mr. Hyde, en la segunda se acercó más al Dr. Jekyll. Y fue, de nuevo, gracias a su tremenda pegada. En especial, a la de su tridente atacante, que fabricaron dos goles en el primer cuarto de hora tras la reanudación. El primero, de Ronaldo después de robarle la pelota a Cáceres y hacer una pared con Benzema para después salvar la salida de Buffon. Y el segundo, de Gareth Bale, tras recibir el balón de Ronaldo en un contraataque y encontrar bien el hueco frente a Asamoah para batir a Buffon con un tiro desde el borde del área. El equipo blanco se puso por delante, y todavía pudo haber conseguido más margen si Xabi Alonso anota un tiro lejano que se estrelló en el larguero. Sin embargo, le duró poco la alegría a los naranjas, pues apenas cinco minutos después, Llorente batiría una vez más a Casillas al cabecear desde el área pequeña un buen centro de Cáceres, que se desquitaba así de su fallo, y hundía un poco más a un Varane muy serio, pero que flaqueó en los dos tantos. Poco antes, entre Iker y Pepe habían salvado milagrosamente una doble oportunidad de Marchisio, pero esta vez no pudieron hacer nada por evitar el gol.

Un reparto de puntos que no deja herido a ninguno. La efervescencia con la que nació la segunda parte convirtió el partido en uno de ida y vuelta. Vértigo que se frenó con el empate a dos, que sería ya definitivo. Lo seguiría intentando la Juventus, que se encontró siempre con un Iker Casillas en un magnífico estado de forma. Lo intentaría también un Real Madrid que tuvo una buena oportunidad en los pies de Karim Benzema. Pero ninguno de los dos lograría un nuevo gol. A fin de cuentas, con ese empate –que nunca se había producido entre ambos equipos- el Real Madrid lograba la clasificación de forma virtual, mientras que la Vecchia Signora seguía viva en la fase de grupos. Ambos vieron sus objetivos perdidos por momentos, y ya no dejaron de aferrarse a ellos hasta el final.




Artículos relacionados