thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 6 de febrero de 2013
  • • 20:30
  • • Wembley Stadium, London
  • Árbitro: Pedro Proença
  • • Espectadores: 87453
2
F
1

Inglaterra 2-1 Brasil: Rooney y Lampard amargan el regreso de Ronaldinho

El equipo de Roy Hodgson fue un equipo vertical, rápido y peligroso, alejado de aquella versión sosa y aburrida a las que nos tenían acostumbrados. Gran partido de Wayne Rooney

Partido grande; de gala. El universo futbolístico pendiente de Wembley. Inglaterra y Brasil, dos selecciones con bastante solera e historia a sus espaldas se citaban en Londres, no buscando rememorar viejas glorias, pero sí tratando de recuperar alguna parte del juego que las llevó a ser tan famosas en antaño. Un Wembley a su máxima capacidad fue testigo del partido número 100 de Ashley Cole con Inglaterra, amén de Ronaldinho, quien también se encontraba de centenario con Brasil y que se ponía de nuevo la ‘verdeamarelha’.

Las miradas estaban posadas sobre el ex jugador del FC Barcelona y sobre Neymar, aquel jugador al que se agarra Brasil como un clavo ardiendo de cara al Mundial del 2014. El del Santos tuvo un partido correcto, sin las florituras a las que nos acostumbra. Quien brilló con luz propia fue Óscar, ese jovencito de 21 años que deslumbra en el Chelsea. El ex Inter de Porto Alegre corrió, regateó y asistió cada vez que quiso. Una pelota suya enviada desde la derecha se paseó por toda el área y encontró a Neymar, que solo bajo la arquería no tuvo éxito en empujarla a gol.

Inglaterra no fue menos y jugó con gran intensidad la primera parte. Roy Hodgson decidió apostar por un revolucionario 4-1-2-3 en lugar del tradicional 4-4-2 usado por los ‘Three Lions’ a lo largo de su historia futbolística. Y le funcionó. Steven Gerrard comandaba el juego como cabeza de área, mientras que a su lado Cleverley y Wilshere se asociaban y tocaban de primera intención para abrir bien sea a Welbeck o Walcott, que desquició a Adriano en el primer tiempo.

Ronaldinho tuvo la oportunidad de tener su regreso soñado al 18’, cuando tras una mano en el área de Jack Wilshere, fuera el encargado de cobrar un penalti que podía darle la ventaja a Brasil en el marcador. Joe Hart aguantó hasta el último segundo y logró detener el penalti del ‘Gaúcho’, que pateó fuerte y raso abajo. Tom Cleverley complementó el rechace de Hart y la envió al córner justo cuando llegaba Luis Fabiano para enviarla al fondo de la red. Fue todo para Ronaldinho, que acabaría jugando sólo el primer tiempo, dejándole su lugar a Lucas Moura para la segunda mitad.

El penalti espoleó a Inglaterra, que no se amilanó y siempre mantuvo la intensidad en la lucha por el cuero. Ocho minutos después de la pena máxima desperdiciada por Ronaldinho, llegaría el castigo inglés. Un pase de Wayne Rooney encontró a Theo Walcott, que ganó en carrera con mucha facilidad a Dante, y disparó a la arquería, topándose con un Julio César que se vistió de héroe por unos segundos, pero que dejó el rebote suelto en el medio del área. Rooney, que había seguido toda la jugada, llegó desde atrás y adelantó a Inglaterra con un disparo raso y potente que no encontró oposición.

En el segundo tiempo llegaría el carrusel de cambios típico de estos partidos, y con ello el desorden que esto implica. Fred, que ingresó por un errático Luis Fabiano nada más comenzar la segunda parte, encontró premio al 48’, cuando un mal despeje de Gary Cahill acabó justo a sus pies. El jugador del Fluminense decretó el 1-1 con un hermoso disparo con el interior. Un minuto más tarde otro disparo de Fred casi acaba en gol, pero caprichosamente golpeó en el travesaño. Frank Lampard, ese ‘malquerido’ que se irá por la puerta de atrás del Chelsea,  regaló la victoria a Inglaterra con un soberbio disparo que primero dio en el vertical izquierdo de Julio César, y que acabó entrando a portería para el delirio de Roy Hodgson y de toda la feligresía presente en Wembley.

Artículos relacionados