thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 24 de febrero de 2013
  • • 21:00
  • • Estadio Libertadores de América, Avellaneda, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: D. Abal
2
F
0

Independiente 2-0 Racing: 'El Rojo' se quedó con el clásico

Independiente 2-0 Racing: 'El Rojo' se quedó con el clásico

Miranda y Vargas festejan el gol del Rojo / Fotobaires

El Rojo le ganó a Racing por 2-0 con goles de Miranda y Santana. La Academa jugó muy mal y no tuvo reacción. El triunfo saca a los de Gallego de los puestos de descenso

La previa del derby de Avellaneda ya era extraña. Independiente, peleando por no descender, necesitaba de un triunfo ante el clásico rival de su vida. Racing, que se puso como objetivo semestral el pelear el campeonato, quería hacer las veces de verdugo de su vecino y darle un golpe en su propia cancha... Pero Independiente jugó el partido como había que jugarlo, y lo ganó con autoridad. Al menos hasta que juegue San Martín de San Juan, el Rojo queda fuera de los puestos de descenso.

El Rojo planteó el partido como una final, y así la jugó. Desde el comienzo, apretó la salida de Racing e intentó jugar por medio de Daniel Montenegro y Leonel Miranda. Fue precisamente Miranda, apenas a los dos minutos, y con la Academia todavía dormida, quien abrió el marcador con un fuerte remate rasante y esquinado que se le metió a Sebastián Saja junto al palo derecho. A partir de allí, el Diablo manejó el partido a su antojo.

Racing nunca pudo sobreponerse al golpazo que le dio el pibe Miranda en el inicio. El Rojo, con Osmar Ferreyra, Montenegro y especialmente Fabián Vargas, manejaba las acciones y los tiempos del partido.

Por el lado de la Academia, no aparecían ni Mario Bolatti ni Mauro Camoranesi. Luciano Vietto era el único que daba la cara, pero no encontraba partenaire para asociarse y llevar peligro al área de Diego Rodríguez. La más clara del visitante fue una subida de Braian Lluy que terminó con un remate del lateral, casi sin ángulo, que se etrelló contra el palo. Eso fue todo lo que creó Racing en el partido.

Increíblemente, la Academia parecía abatida, sin ganas, sin fuerza. El Rojo, con orden y algunas individualidades, le manejaba el partido a su antojo. Sobre el final del primer tiempo, Saja se lo sacó a Farías.



El segundo tiempo amaneció con un Racing más adelantado, con un Camoranesi más participativo. Pero poco le duró el ímpetu a los de Luis Zubeldía. Ni siquiera los cambios despertaron a los jugadores. Vietto aparecía cada vez menos y a Sand no le llegaba nunca le pelota.

Independiente robaba en el medio y salía de contra con Montenegro y Ferreyra, pero tampoco llegaba mucho peligro al arco de Saja. La entrada de Caicedo le dio más punch al Rojo, que se empezó a animar y tuvo un par de chances, no muy claras, para aumentar. Racing, mientras tanto, seguía desconcertado.

Tan desconcertado, que no sorprendió que a los 39 minutos, Villar le clavara los tapones en el muslo a Vargas y viera la roja. La suerte ya estaba echada. En el descuento, Caicedo corrió por derecha, la aguantó ante Ortiz y habilitó a Jonathan Santana, que la paró y, de zurda, puso el segundo. Final del partido y fiesta en la mitad de Avellaneda

El triunfo fue vital para los de Américo Gallego, que respiran un poco ya que el triunfo de Quilmes ante Unión había puesto presión en Independiente.

Racing, por su parte, deberá mejorar mucho. Desde lo futbolístico, como desde la actitud. En la cancha se vio un equipo muy golpeado y sin reacción.

Artículos relacionados