thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 15 de diciembre de 2012
  • • 20:00
  • • Estadio Nuevo Los Cármenes, Granada
  • Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes
  • • Espectadores: 20000
0
F
0

Granada 0-0 Real Sociedad: Murmullos y sopor en el Nuevo Los Cármenes

Reparto de puntos en un choque desdibujado y al que faltó grandes oportunidades de peligro

En una tarde-noche en la que el puesto de entrenador de Anquela parecía pender de un hilo, el empate puede tomarse como un mal menor. Partido soso en el que nadie tomó el control del partido ni la responsabilidad ofensiva. Con este punto, los rojiblancos salen momentáneamente del abismo y los donostiarras no pierden la referencia de los equipos que marcan las plazas europeas.

El Granada salió más enchufado al campo, los nefastos resultados de los últimos partidos parecían espolear al equipo que salió a morder al rival. Un monólogo que duró un cuarto de hora, el tiempo que tardaron Xabi Prieto y Carlos Vela en encontrar huecos en la zaga local, una defensa desmoralizada por los últimos resultados conseguidos. Dani Benítez se resistía a ceder la batuta del encuentro y sus internadas recordaban a los donostiarras el peligro que tiene el costado izquierdo rojiblanco, acompañado por Siquieira.

Las fuerzas se equilibraban y la agresividad del inicio se relajaba. Ninguno de los dos conjuntos parecía querer dominar o carecía de las ideas para hacerlo. La fase final del primer tiempo vivía de tímidos ataques continuados de un área a otra, en la que la falta de acierto impedía subir el primero al marcador.

Tras el descanso, los de Montanier quisieron llevar la iniciativa lo que hizo acrecentar los murmullos del público del Nuevo Los Cármenes. La desconfianza sobrevolaba el estadio granadino aunque los dos centrales rojiblancos, Iñigo López y Mainz, mantuvieran la firmeza para cortar el ataque 'txuri-urdin', algo más fluido y dando sensación de peligro. Mereciendo más el gol que los locales.

La impaciencia, los nervios y la ansiedad hacían juego sin que nadie sacara provecho. Una doble ocasión de Ighalo, especialmente clara, y de Benítez despertaban a la afición y desesperaban a Anquela, cuyo puesto hubiera peligrado en caso de derrota. El empate deja a la Real cerca del tren europeo y al Granada durmiendo más tranquilo, sabiendo que momentáneamente está fuera de las plazas de descenso.

Artículos relacionados