thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 26 de abril de 2014
  • • 16:00
  • • Estadio Nuevo Los Cármenes, Granada
  • Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz
  • • Espectadores: 20445
0
F
3

Granada 0 – 3 Rayo Vallecano: Brahimi y Larrivey complican la permanencia de los andaluces

Granada 0 – 3 Rayo Vallecano: Brahimi y Larrivey complican la permanencia de los andaluces

EPA

La expulsión del francés de origen argelino entrega la victoria al Rayo en bandeja y, con ella, tres puntos que pueden marcar la salvación

El choque de Los Cármenes se planteaba como un encuentro entre dos equipos sin demasiados apuros clasificatorios que, en cualquier caso, no habían concretado todavía su permanencia de forma matemática. A pesar de que la situación del Rayo en la tabla era mucho menos apurada que la del equipo local, fueron los de Paco Jémez quienes comenzaron dominando. Primero, Iago Falque y Rochina buscaron con pases entre líneas a un Larrivey que no acertaba a rematar con claridad ninguno de  los dos envíos. Tras estas ocasiones, era el propio Rochina quien lo probaba desde fuera del área.

El dominio absoluto de los visitantes sirvió para despertar a tiempo a los locales, que recordaron lo que se estaban jugando y que contaban con el apoyo de unas gradas repletas y se pusieron manos a la obra para recuperar la iniciativa. Un objetivo que consiguieron gracias a las galopadas por banda derecha de Nyom y las intervenciones con balón de Piti que, cada vez que se hacía con el esférico, hacía temblar a sus antiguos compañeros.

Estas dos fases de dominio alterno no trajeron goles y, tras ellas, cuando se cumplían veinte minutos de partido, volvieron ambos equipos a turnarse para atacar, haciéndose acreedores de la posesión del balón de forma intermitente durante el resto de la primera mitad. El Granada buscaba el ataque de forma más vertical y el Rayo con posesiones mas largas, pero una cuestión no cambió, pues ninguno de los dos equipos era capaz de poner en aprietos serios a la portería rival según se acercaba el descanso y así, finalizaba el primer periodo sin goles y con solo dos remates entre los tres palos, uno para cada equipo. 

Tras la reanudación, hizo el equipo de Paco Jémez por volver a dominar el balón, moviéndolo en corto desde atrás, mientras el Granada adelantaba la línea de presión para crear problemas a los vallecanos. Y lo conseguía.

El Rayo no era capaz de sacar el balón con claridad de su campo y el Granada lo recuperaba en posiciones que podían dar lugar a ocasiones de peligro. El ejemplo de esto llegó menos de cinco minutos después de la reanudación. Tras una rápida y brillante combinación por banda izquierda, el cuero le caía a Brahimi que, llegando desde atrás con potencia y libre de marca, en el corazón del área, mandaba un tremendo trallazo al larguero. El francés de origen argelino acababa de fallar una ocasión clarísima, pero ese no sería su único error del inicio de la segunda parte. Pocos minutos más tarde, parecía olvidar que había sido amonestado en la primera mitad y derribaba a un rival en la banda derecha, viendo la segunda amarilla y dejando a los suyos con un hombre menos.

No tardó el Rayo en sacar provecho de su flamante superioridad numérica. Solo tres minutos después de la expulsión de Brahimi, Saúl se inventaba  un golazo desde mucho más allá del límite del área, enviando un preciso disparo con pierna izquierda a la escuadra. Abierta la lata, el mejor argumento ofensivo del equipo vallecano quiso sumarse a la fiesta. Joaquín Larrivey, cinco minutos más tarde, se sacaba otro zurdazo cruzado, tras una rápida e incisiva combinación de los suyos en dirección al área de Karnezis, ante el que el guardameta heleno era incapaz de dar una respuesta. El gol del argentino (el duodécimo de su cuenta personal esta temporada, igualando a sus tres campañas en Italia juntas) se produjo tras la secuencia de pases más larga de esta Liga (29).

Con el 0-2 en el electrónico, el Rayo alargó sus posesiones, alejándolas de su área, pero sin buscar en exceso la del Granada, viendo como el tiempo pasaba a su favor frente a un rival herido. Esta dinámica se fue pronunciando según avanzaban los minutos, con el equipo de Paco Jémez convirtiendo el partido en un gran rondo en el que la pelota renunciaba a buscar la portería rival. El conjunto nazarí, en cambio, era incapaz de recuperar el cuero y veía como los visitantes jugaban a placer  a su alrededor.

Poco a poco, fueron bajando los brazos los locales y así, no les costó a los franjirrojos, cuando quisieron, hacer el tercer y definitivo tanto. En el minuto 85, Larrivey se erigía una vez más como protagonista cuando centraba desde la derecha y Seba Fernández se elevaba sobre el punto de penalti para mandar su testarazo al fondo de la red.  El partido estaba visto para sentencia y solo el malestar de las gradas de Los Cármenes, rápidamente despobladas, pusieron algo de interés a los últimos cinco minutos. El resultado deja al Rayo prácticamente salvado, mientras que el Granada puede meterse en un lío si los últimos clasificados sacan resultados positivos este fin de semana.

Artículos relacionados