thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 18 de enero de 2014
  • • 20:00
  • • Estadio Nuevo Los Cármenes, Granada
  • Árbitro: Juan Martínez Munuera
  • • Espectadores: 11536
0
F
0

Granada 0-0 Osasuna: Riesgo salva un punto en Los Cármenes

Los rojiblancos dominaron el partido pero no fueron capaces de acertar de cara a puerta para batir a un inspirado Riesgo

Granada y Osasuna empataron a cero en el Nuevo Los Cármenes en un partido en el que los locales dominaron el juego y las ocasiones pero acusaron su evidente falta de gol.

Desde el principio, el equipo de Lucas Alcaraz empezó a dominar el encuentro y con su presión alta y el dominio exclusivo del centro del campo, las ocasiones empezaron a caer por su propio peso. El acoso era total y con Brahimi en plan estelar, desbordando a Bertrán, sólo su pólvora mojada evitaba que se pusieran por delante. El-Arabi no acertó y tampoco Recio, que tuvo dos bastantes claras antes del descanso, pero Riesgo demostró ser un digno sustituto del sancionado Andrés Fernández.

Osasuna se dedicaba a verlas venir y se veía completamente desbordado ante la presión que ejercía el triángulo mágico de los andaluces formado por Iturra, Recio y Fran Rico. Oriol Riera y Armenteros eran unas islas solitarias en ataque que se conformaban con crear peligro a balón parado, exceptuando un clarísimo remate del ex delantero del Alcorcón que se marchó rozando el palo.

Inexplicablemente los rojiblancos no conseguían irse con ventaja al descanso e igual de sorprendente seguía siendo con el paso de los minutos en el segundo acto. El guión no había cambiado ni un ápice pero no fue la noche de El Arabi, que acabó dejando su sitio en el campo a Riki. A los de Pamplona parecía valerle el empate mientras esperaba que su "cazagoles", Oriol Riera, enganchara algún remate

Gracia dio un poco de aire fresco a los suyos con la entrada de Roberto Torres por Álvaro Cejudo pero el que se desesperaba era el Granada, que con el cansacio de Brahimi empezaba a disolver su claro dominio ofensivo. A pesar del cansancio y la desesperación, las ocasiones seguían teniendo color local pero los navarros defendían cómodos ante la pérdida de fuelle de su rival y metían todos sus argumentos ofensivos dando entrada a Acuña.

Los últimos intentos de los equipos fueron imprecisos y el cansancio se tornó en conformismo. El punto era valioso y los riesgos en el tramo final pasaron a ser innecesarios. Osasuna se hace fuerte fuera de casa y los dos conjuntos siguen acercándose poco a poco, punto a punto a la ansiada permanencia.

Artículos relacionados