thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 12 de abril de 2014
  • • 20:00
  • • Estadio Nuevo Los Cármenes, Granada
  • Árbitro: Carlos Delgado Ferreiro
  • • Espectadores: 18024
1
F
0

Granada 1-0 Barcelona: El Barça se despide de la Liga en el Nuevo Los Cármenes

Lo intentó de todas las maneras, pero fue imposible. Tras decir adiós a la Champions, a los culés se les escapa la liga tras batir record de posesión y de remates esta temporada

Ni desde fuera, ni desde dentro, ni de jugada, ni a balón parado, ni por arriba, ni por abajo. Karnezis era una auténtica pesadilla con paradas salvadoras. Andrés Iniesta no paraba de rematar desde lejos, Fábregas se animó al final con el mismo éxito, Pedro se perdía con centros demasiado duros que no podían ser rematados. Todos menos Leo Messi que apenas aparecía. Quien si destacó fue Neymar, que no paraba de intentarlo, combinando, cayendo entre líneas, asistiendo, desmarcándose,…., pero nada. En global, un 80,2% de posesión, 29 remates totales, 33 centros al área y 13 saques de esquina. Todos estos datos, menos el último, récord absoluto de los cules en un encuentro de liga esta temporada. Brutal, todo para nada. Para caer derrotado.

Llegaba el Barcelona a Granada muy tocado en su moral después de la imagen ofrecida en el Vicente Calderón el pasado miércoles donde se despidió de una de las tres competiciones a las que aspiraba. Aparte las bajas en defensa no ayudaban. Tata Martino se veía obligado a rotar, daba descanso a Dani Alves, Jordi Alba y Xavi, pero se debatía de quien tenía que acompañar a Javier Mascherano en el centro de la defensa. Finalmente, Sergio Busquets se impuso a Adriano y a Song, que también fueron titulares, y no tuvo mayor problema, sobre todo si tenemos en cuenta que el tanto de Brahimi (tres goles en liga, los tres en el Nuevo Los Cármenes) se debió a un fenomenal servicio de Piti entre líneas que no cerró bien Montoya.

Y eso que el lateral derecho del Barcelona, titular presente en episodios para olvidar como Bilbao, San Sebastián, Orriols y Pamplona, fue uno de los que más dio profundidad a un Barcelona que, tras el gol encajado, comenzó a dominar, a tocar, a pasar y, sobre todo, a rematar sobre la portería de Karnezis. El griego, que fue la sorpresa del once de Lucas Alcaraz, solo había jugado el día que el Almería goleó al Granada 3-0 y la eliminatoria en que el Alcorcón apeó a los andaluces en los penaltis. El agobio fue inversamente proporcional a las oportunidades manifiestas, pero la amenaza constante y los remates estaban ahí. Tanto que, solo en la primera mitad, los blaugranas habían disparado más sin marcar en un partido entero de liga (14).

El voluntarioso Neymar, que era el que más lo intentaba: no ha habido partido en esta liga en el que lo haya intentado más (seis remates), se pasaba de revoluciones y Manuel Iturra le sacaba de quicio. Un desquiciamiento que después se trasladaría en un Leo Messi desconocido que vería su primera amarilla de la liga. El Granada estaba desarbolado, aunque forzó que Pinto sembrara todas las dudas posibles en un disparo fácil de Piti que se le escaparía y que Álvarez Izquierdo anularía por fuera de juego. Aún así, era cuestión de abrir la lata.

Al fin y al cabo se trataba de un plaza asequible, el Barcelona solo había perdido al Granada en cuatro de sus 19 partidos ligueros como visitante (4E 11D). De hecho, la última victoria del conjunto granadino sobre los catalanes fue en la 71/72 (2-0), temporada en la que logró una de sus dos mejores clasificaciones en Primera. Pues el milagro se produciría. Claro, que se produciría, el Barcelona mordía el polvo en Andalucía por primera vez desde marzo de 2008 cuando sucumbiera en el Benito Villamarín

El problema del Barça no era la defensa, que no hizo falta y que incluso estuvo expeditiva en las contras. El Arabi tuvo dos manos a manos, pero Montoya primero providencial por detrás y segundo Pinto al repeler unos contra unos consecutivos desbarataban las opciones nazaríes por sentenciar. Porque el resto fue un monólogo. El Granada terminó con cinco defensas, pero feliz porque ve el descenso más cerca (37 puntos). El Barcelona, a expensas de Real Madrid y Atlético de Madrid en la durísima carrera por la liga.

Artículos relacionados