thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 24 de junio de 2013
  • • 02:30
  • • Estadio Malvinas Argentinas, Mendoza, Provincia de Mendoza
  • Árbitro: P. Loustau
1
F
1

Boca Juniors y el triste consuelo de no ser último

Godoy Cruz 1-1 Boca Juniors: El triste consuelo de no ser los peores

Boca Juniors y el triste consuelo de no ser último

Bianchi Boca Juniors

Boca evitó ser el peor del Torneo Final por su arquero: Orión le tapó una decena de situaciones claras de gol al Godoy Cruz de Palermo

Boca Juniors no acabó el clausura en última posición. Pero festejar algo así sería una ofensa para su rica historia. No terminó último, pero el árbol no tapa el bosque: el semestre espantoso del equipo de Bianchi merece una profunda revisión. Godoy Cruz lo tuvo contra las cuerdas, desnudó sus limitaciones y entregó otra imagen dolorosa para los hinchas Xeneizes, que sólo esperaban que esta temporada se terminara de una vez por todas. Porque finalizó anteúltimo, su peor ubicación en la historia del profesionalismo.

El espejismo, ese gol de Viatri luego de que Ibañez no lograra controlar un cabezazo de Riquelme, duró lo que duran las ilusiones ópticas: poquito. Antes y después de ese 1-0 parcial, Godoy Cruz fue dueño del partido, de los tiempos, de las intenciones y de las llegadas más claras. El penal con el que el equipo dirigido por Martín Palermo consiguió el 1-1 no hizo más que sintetizar el último tiempo de Boca: la mano de Chiqui Pérez en el área, cuando Orión ya había sacado media docena de pelotas de gol, representa las constantes equivocaciones de Boca en el semestre, esas autoflagelaciones permanentes, inexplicables para futbolistas de esta categoría dirigidos por un entrenador con esta historia.

Godoy Cruz jugó en un nivel de intensidad muy alto. Ése es el estilo que le ha impreso Martín Palermo, que eligió lastimar a Boca por el sector derecho de su ataque, con el tándem Castellani-Castillón, zona por la que Erbes (¡ubicado como volante izquierdo!), Zárate y Magallán sufrieron bastante.

Así, desde el inicio y hasta el final, Orión se convirtió en la figura. En la figura del partido y en la figura del semestre, lo que define los últimos 180 días del equipo dirigido por Bianchi. Deberá hacer una revisión profunda el técnico, tanto de su actuación como de los rendimientos que llevaron a Boca a convivir con un semestre escandaloso, uno de los peores de su historia.

Artículos relacionados