thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 26 de abril de 2014
  • • 18:00
  • • Coliseum Alfonso Pérez, Getafe (Madrid)
  • Árbitro: César Muñiz Fernández
  • • Espectadores: 6500
1
F
0

Getafe 1-0 Málaga: El Coliseum Alfonso Pérez respira

Getafe 1-0 Málaga: El Coliseum Alfonso Pérez respira

Víctor Lerena

Cosmin Contra consigue su primera victoria como local en un partido decidido por el gol de Colunga, por la gran cantidad de amarillas (13) y por el descenso matemático del Betis

El Getafe venció al Málaga por 1-0 en un partido donde había un tercer implicado, el Real Betis, que dependía de que los azulones no ganaran para sobrevivir al menos una jornada más en Primera División. Sin embargo, los de Cosmin Contra vencieron, lo hicieron primero con motivación y después con seriedad en un encuentro que pasará a la historia de la liga como el que más tarjetas amarillas ha visto esta temporada.

La necesidad apremiaba al Getafe, mucho más que al Málaga. Las prisas no son buenas consejeras, te pueden ayudar a una motivación extra que no tienes en un partido normal, sin embargo te puede jugar malas pasadas. Eso le paso  a los azulones en la primera parte. La sobreexcitación que exhibía Cosmin Contra en el banquillo (una actitud que contrasta con un estadio getafense desangelado) se reflejó en los primeros minutos, cuando la dupla atacante del Getafe se fabricaba el único tanto de la tarde. Adrián Colunga servía sobre el desmarque de Ciprian Marica, y éste en vez de encarar a puerta, profundizaba hasta línea de fondo. Su pase atrás no fue cortado por Angeleri porque el argentino resbalaba, por lo que el balón volvía al delantero asturiano que no perdonaba ante Willy Caballero su cuarto tanto de la temporada.

Las cosas empezaban bien. Noticia positiva porque, con el marcador a favor, siempre se afrontan mejor los partidos. Pero, como hemos dicho anteriormente, las urgencias no siempre son buenas, y no jugar con inteligencia te puede jugar una mala pasada. El propio Ciprian Marica, cuando corría el minuto 36, no guardaba la distancia en el saque de una falta. Una acción condenable si tenemos en cuenta que el punta transilvano ya contaba con una amarilla. Muñiz Fernández no se lo pensó y dejó a los azulones con diez. Una decisión correcta que influyó en el desarrollo del encuentro.

Porque hasta entonces, el Getafe no tenía problemas en replegarse bloqueando cada pase en profundidad malaguista. Los andaluces tardaron en entrar el partido y sus mejores ocasiones fueron una contra donde Angeleri se escurría de nuevo cuando se internaba en el área; y, sobre todo, un remate con el exterior de Roque Santa Cruz cuyo efecto hacia fuera propició que el balón se dirigiera al poste. Poco a poco, el equipo boquerón iba reaccionando hasta que se produjo la jugada clave. Un jugador getafense no era expulsado tan temprano en liga desde el 2 de febrero de 2013, ante el Deportivo de La Coruña, cuando Miguel Ángel Moyá se iba a los vestuarios antes de tiempo.

Roque Santa Cruz, Juanmi y Samu, a cada cual más clara, fallaron oportunidades clamorosas para empatar en los primeros cinco minutos tras la reanudación. Fue entonces, y para contrarrestar al segundo delantero que había puesto en liza Bernd Schuster, cuando Cosmin Contra decidió sacar al campo a Pedro León. La que había sido la principal víctima del técnico rumano en su alineación puso la cordura a balón parado. A las primeras de cambio originó un pase de gol a Juan Valera, que estaba en fuera de juego, un servicio a Lisandro López que, de cabeza, provocó el lucimiento de Willy Caballero y un balón perfecto a Juan Rodríguez que falló incomprensiblemente, eso sí también en situación prohibida.

En este sentido, el pupilo le ganó al maestro porque los cambios surtieron efecto. El Getafe no sufrió. Duda se vistió de Pedro León para sembrar el pavor en el Coliseum con una falta que se estrelló en el lateral de la red. Fue lo más reseñable hasta la expulsión de Angeleri, también evitable, también por doble amonestación. A partir de ahí, solo los centros al área inquietaron al público asistente que sufría cada vez que el esférico sobrevolaba el sur de Madrid (32 centros al área, 14 de Jesús Gámez y 13 de Duda ). Sin embargo ni los seis minutos de descuento, ni el golpe brutal que se llevó Julio César que tuvo que salir sustituido tras una mala caída resquebrajó la seriedad defensiva del Getafe, que toma oxígeno.

Artículos relacionados