thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 7 de septiembre de 2012
  • • 22:00
  • • Estadio Municipal de Pasarón, Pontevedra
  • Árbitro: A. Salmanov
  • • Espectadores: 11850
5
F
0

España 5-0 Arabia Saudí: Santi Cazorla se disfraza de Andrés Iniesta

La Roja se da un festín al son del jugador del Arsenal, que dirigió, asistió y marcó. Pedro hizo dos golazos. En la segunda mitad, Villa reapareció y convirtió un penalti

Lejos de la imagen de amistosos pretéritos, España se reconoció ante el espejo con todas las de la ley. Pese a no contar de inicio con Xavi o Iniesta, la sinfonía de la selección no desafinó un ápice ante Arabia Saudí. No lo hizo, porque cuenta con futbolistas que en cualquier selección serían estrellas. Cazorla es uno de ellos. Seguramente es el español más en forma del momento. Un trescuartista fenomenal que fue capaz de disfrazarse de Iniesta para ejercer de brújula de España.

Señor de la pelota, el jugador del Arsenal se adueñó del partido desde los primeros minutos. Lo dibujó Del Bosque de inicio por la banda, pero le concedió la libertad de movimientos que se les confiere a los grandes. Empezó por fuera, pero acabó por dentro. En realidad acabó por todos los lados. Omnipresente. Desbordó en la banda y llegó a línea de fondo antes de adentrarse entre las líneas árabes para desequilibrar el partido. Trenzó todas las jugadas, jugó en largo y en corto y dictó todos los renglones de España.

Contó para ello con otros jugadores no habituales, como Beñat, soberbio desde el mediocrentro, llenando los zapatos de Xavi por una noche. A ambos se les sumó Pedro para completar una notable España, que jugó con ritmo, vigor y profundidad. Fruto de una internada de Pedro por la izquierda llegó el primer gol. Un disparo del barcelonista repelido por el portero árabe fue rebañado por Cazorla, que remató a placer.

Fue el redoble de la actuación que el jugador estaba completando. Apenas cinco minutos después, Cazorla, en el carril del diez, filtró un pase perfecto a la espalda de la defensa que Pedro le había delineado con el filo de los mejores delanteros centro capaces de aparecerse detrás de los centrales. El canario resolvió de vaselina. Como un maestro. Fueron los mejores minutos de una selección desatada, que apareció por oleadas. Una combinación entre Pedro y Torres, el más difuminado, terminó en un disparo de Cazorla que se estrelló en la cruceta antes del descanso.

El carrusel de cambios amenazó con destensar el partido en la segunda parte, que había quedado inaugurada con un golazo de Xavi de falta directa. No hubo desplome estrepitoso, y la selección se sostuvo con bravura. Hubo tiempo para todos en los segundos cuarenta y cinco minutos del choque. Reapareció Villa, se mostró voluntarioso y se llevó un gol tras materializar un penalti. Al asturiano, incisivo en el desmarque, sobre todo partiendo desde el costado izquierdo, le faltó brío en el área a la hora de ejecutar.

Entregada Arabia, que ni la tenía ni mordía, la selección asiática puso a la alfombra a España, a la que le bastó la ingente calidad de sus jugadores para redondear un festín. Pedro repitió la jugada de su primer gol para meter su segundo. Asociado en esta ocasión con Silva, el delantero del Barcelona resolvió de nuevo por encima ante la salida del portero, redondeando una actuación digna del mejor Pedro, de Don Pedro. El ejecutor que estiró a una notable España, que sigue demostrando, dispone de un ramillete de jugadores sin igual.

Relacionados