thumbnail Hola,
En vivo

Bundesliga

  • 6 de abril de 2013
  • • 15:30
  • • Commerzbank-Arena, Frankfurt am Main
  • Árbitro: F. Meyer
  • • Espectadores: 51500
0
F
1

Eintracht 0-1 Bayern Múnich: Bastian Schweinsteiger certifica la ensaladera

Eintracht 0-1 Bayern Múnich: Bastian Schweinsteiger certifica la ensaladera

Eintracht Frankfurt - Bayern Munich

Los bávaros dependían de sí mismos para conseguir la 23ª Bundesliga, que llegó en la segunda parte con un taconazo del canterano

El Bayern de los récords se ha proclamado campeón en la primera semana de abril, a falta de seis jornadas para el final de la Bundesliga. Nunca antes se había entregado la ensaladera con tanta anticipación. Es el título número 23 para un club que aspira al triplete esta temporada, con opciones en la Copa de Alemania y Champions League, en un curso en el que las cuatro grandes ligas europeas se están decidiendo antes de tiempo.

Jupp Heynckes sacó todas sus piezas sobre el tapete del Commerzbank-Arena de Fráncfort para sentenciar el campeonato lo antes posible, en el primer 'match-ball' por el título. El Eintracht Frankfurt también se jugaba gran parte de su futuro como es el regreso a la competición europea tras varios años sufriendo ascensos y descensos en la Bundesliga. Por ello, parecía lógico que el equipo bávaro empezara fuerte y con personalidad el partido, especialmente por el peligro que llevaba Robben desde la derecha y la movilidad por el centro de Shaqiri. Precisamente, sendos disparos del suizo, uno de ellos golpeando la base del poste, eran las primeras muestras del poder ofensivo de los muniqueses.

Las noticias que venían de Dortmund, con la victoria parcial del Borussia, aceleraban el ataque del Bayern quien dispuso, a renglón seguido, de un penalti que Alaba ejecutaba a la madera, a la misma cepa del poste donde el helvético había rematado minutos antes. Fumata negra. El alirón se aplazaba momentáneamente para regresar a Múnich, en el final del primer tiempo, con la sorprendente remontada del Ausburgo en el Signal Iduna Park.

La ansiedad que había asomado en la media hora final se suavizó en el segundo acto con una fórmula basada en mucho toque y bastante paciencia. Paso a paso, el Bayern se acercaba al gol, primero Robben veía salvar su disparo en línea de meta para más tarde una aparición de Bastian Schweinsteiger culminaba en las mallas con elegancia, con el tacón, con sabor a ensaladera.

El Eintracht, apoyado por su público, avanzó líneas y dispuso de buenas ocasiones que fueron desperdiciadas por Lakic, Zambrano e Inui para el conjunto de las águilas. El marcador no se movió, este triunfo corona al Bayern como vencedor autoritario de una Bundesliga en la que los hombres de Heynckes suman más registros como las 11 victorias consecutivas y los apenas 13 goles encajados en toda la temporada. Y es que además de haber sido dictatorial en este curso, es un Bayern que tiene hambre por pulverizar cualquier récord. Próxima parada: Turín.  

Relacionados