thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 5 de mayo de 2014
  • • 21:00
  • • Selhurst Park, London
  • Árbitro: M. Clattenburg
  • • Espectadores: 25261
3
F
3

Crystal Palace 3-3 Liverpool: Los Reds se hacen el 'harakiri'

Crystal Palace 3-3 Liverpool: Los Reds se hacen el 'harakiri'

Getty Images

La Premier League viaja prácticamente hacia Manchester. Los de Brendan Rodgers entregaron al City el título tras dejarse remontar un 0-3 que tenían amarrado plácidamente en el 79

Al Liverpool FC sólo le valía ganar para seguir soñando con la Premier League. La victoria del Manchester City en el Goodison Park añadió presión a los Reds, que saltaban al césped del Selhurst Park con la única solución de derrotar a los Eagles y esperar más adelante algún traspié de los de Manuel Pellegrini. Los de Brendan Rodgers avisaron pronto al Crystal Palace FC de cómo iban a morderle minutos después. Un córner botado por Steven Gerrard lo cabeceó Mamadou Sakho ligeramente cerca del palo derecho de Julian Speroni.

En el siguiente saque de esquina, nuevamente sacado por el capitán Red, el Liverpool no falló el despiste monumental de la zaga instaurada por Tony Pulis y abrió la lata con un cabezazo de Joe Allen. El galés se paseó muy fácil por el área rival ante la pasividad de los Eagles, que vieron como los de Rodgers no les perdonaron en su segundo grave error de marcaje. El encuentro iba camino en convertirse en un puro monólogo Red. Pero al cuadro londinense le dio por despertarse y rozó el empate en dos ocasiones consecutivas, en las que obligó a Simon Mignolet a lucirse de lo lindo. Primero a tiro de Jason Puncheon, y luego de Mile Jedinak.

El goal average en el punto de mira

El Palace iba a ponérselo difícil al Liverpool en cuanto el marcador no se ampliase. Pero ésto llegaría en el 53’. Gerrard se vistió nuevamente de asistente para ceder el cuero a Daniel Sturridge. El jamaicano, desde el vértice derecho del área local, accedió a ella de fuera hacia dentro y, una vez en la frontal, ‘mató’ a Speroni. Sturridge, lejos de celebrar el tanto, cogió el balón y con él se fue rápidamente hacia la divisoria, en clara señal de que el Liverpool quería más para recortarle la diferencia de goles que perdían con el Manchester City.

Dicho y hecho. En la siguiente jugada Luis Suárez combinó de forma perfecta con Raheem Sterling en espacios muy cortos y, tras la pared entre ambos, el uruguayo no dudó en fulminar plácidamente a Speroni. En Manchester asomaban los nervios. El Liverpool se las prometía felices con el 0-3, un resultado que le permitía buscar mayor goleada para recortarle el goal average al City. Pero el Palace volvió a despertar, tal como hiciera en la primera mitad, y dio un vuelco al partido con dos tantos que pusieron el miedo en el cuerpo de los Reds: en primer lugar Delaney, tras un zapatazo desde fuera del área, y en segundo lugar Gayle, que no desaprovechó una carrera sensacional de Bolasie por todo el pasillo zurdo, que lo convirtió en suyo.

El Liverpool cambió su mordiente por una mentalidad conservadora repleta de temores. Un gol les dejaba prácticamente fuera de la Premier. La peor pesadilla llegó para Rodgers. Con la defensa Red totalmente grogui, Murray se inventó una extraordinaria jugada que acabó por culminar nuevamente Gayle. Gol celebrado por todo el Selhurst Park pero, sobre todo, el Etihad Stadium, que verá a su equipo levantar la Premier Legue dos años después si el Manchester City logra, por lo menos, ganar cuatro puntos de los seis que aún tiene en juego.

Artículos relacionados