thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 18 de marzo de 2014
  • • 20:45
  • • Stamford Bridge, London
  • Árbitro: F. Brych
  • • Espectadores: 38038
2
F
0

Chelsea ganó con resultado global 3 - 1

Terry lucha con Drogba en un balón aéreo

Chelsea 2-0 Galatasaray: José Mourinho amarga la fiesta de Didier Drogba

Terry lucha con Drogba en un balón aéreo

Getty Images

El ariete costamarfileño no tuvo un feliz regreso a su casa futbolística: Stamford Bridge

El Chelsea se ha clasificado para los cuartos de final de la Champions después de ganar al Galatasaray por 2-0 en un partido donde los hombres de José Mourinho tuvieron en todo momento el control del partido y de la situación. El 1-1 registrado en Turquía otorgaba la ventaja a los ingleses desde el inicio, una ventaja que se fue ampliando con el paso de los minutos.

No fue un encuentro cualquiera. Stamford Bridge se preparaba para recibir a uno de los ídolos de la entidad 'blue'. Un jugador cuyo último golpeo con el escudo del león rampante había significado la primera Copa de Europa de los londinenses. Casi nada. Didier Drogba regresaba a su casa futbolística, como rival y a la vez como amigo. Esta serie de sentimientos encontrados confundieron al costamarfileño, cuyo juego no fue el mismo, aunque estuviera cerca de anotar casi en el suspiro final.

Todo lo contrario que Samuel Eto'o, el camerunés hacía la labor que debe ejercer un delantero centro. Abrir el marcador en la primera ocasión. Dicho y hecho. Eto'o recogía un servicio de Oscar para batir de disparo cruzado a Muslera, como lo lleva haciendo toda la vida. Una cita eterna con el gol de otro viejo roquero.

Los azules gobernaban el marcador y el resto de facetas, como intensidad e incluso estrategia. De hecho, Terry y Cahill demostraban su autoridad en el juego parado para elevar el segundo al marcador y bajar las escasas opciones de esperanzas que le quedaban a Roberto Mancini en el torneo, cuya tortuosa relación con la Champions League comenzó desde su época como jugador -cuando cayó eliminado en la final de 1992-.

La segunda parte servía para alargar la agonía de los otomanos, los cuales tenían la gloria a solo dos goles. Una distancia abismal en la que nadie parecía confiar en acortar, a pesar de que su entregada afición conquistaba Londres con la suficiencia que le faltaba a sus jugadores y es que, hasta que no exista una Liga europea de hinchas y cánticos en las gradas, el Galatasaray no será parte de los favoritos a cotas mayores en el circuito continental, como ha quedado demostrado esta noche en el césped. 


Relacionados