thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 21 de marzo de 2014
  • • 21:00
  • • Estadio de Balaídos, Vigo
  • Árbitro: Jesús Gil
  • • Espectadores: 21669
0
F
2

Celta 0-2 Málaga: Duda, genio y figura hasta la sepultura

Celta 0-2 Málaga: Duda, genio y figura hasta la sepultura

EPA

El conjunto malacitano se lleva los tres puntos en Vigo después de derrotar 0-2 gracias a un doblete de Camacho a unos gallegos que ya acumulan dos meses sin vencer en Balaídos

Sergio Paulo Barbosa Valente “Duda”, futbolista criado en la cantera del Vitoria Guimaraes, fue descubierto por el Cádiz para jugar con los gaditanos en Segunda División B allá por principios de siglo. El Málaga lo fichó en 2001 y lo cedió al Levante, para volver un año después. A pesar de tener unos buenos años, los blanquiazules lo vendieron por una polémica contractual. El Sevilla de los cinco títulos fue su destino y resultó clave en los instantes decisivos de las competiciones, especialmente en un espectacular partido de Supercopa de España en el Santiago Bernabéu. Sin embargo, no obtuvo la continuidad que él creía merecer y resentido regresó a la Capital de la Costa del Sol para erigirse en el mayor ídolo de la historia malacitana.

Ha llegado en 2014 con 33 años batiendo todos los registros de la joven entidad: 244 partidos jugados, el tercero con más goles (31) solo por detrás de Dely Valdés y Darío Silva, el más tarjeteado con 61 amarillas, el más expulsado con cuatro rojas y, sobre todo, el mayor asistente con 47 pases de gol. Hoy, ante el Celta en Balaídos (que no gana en su casa desde el pasado 24 de enero ante el Betis: 4-2), decidió esta faceta. Se buscó un aliado en Camacho, que ya sabía lo que era marcar un doblete en Primera División (mayo de 2008 con el Atlético de Madrid frente al Recreativo de Huelva) para, entre los dos, encarrilar el partido en la primera mitad.

El primer tanto premió la verticalidad con la que salió el Málaga al césped. Dos travesaños calcados (uno por cada bando) sirvió de antesala a la genialidad de Duda, que, a banda cambiada, la puso al corazón del área de forma envenenada. Yoel no despejó bien y se la sirvió en bandeja a un Camacho que solo tuvo que empujar, y que se estrenaba con el pie en su quinto tanto como malaguista. Solo ocho minutos después, como más le gusta, de falta y desde su costado izquierdo, con rosca, se la colocaba precisa a la cabeza de Nacho Camacho que dejaba callado a Balaídos antes del descanso.

El Celta lo intentó. Nolito pudo empatar antes de que concluyese la primera parte. Luis Enrique reestructuró al equipo tras el paso por los vestuarios. Desubicó al que era su mejor hombre, Krohn-Delhi, para luego situarlo de nuevo como volante. Mientras no encontraba soluciones, Duda volvió a hacer de las suyas. Para bien, porque le puso en bandeja el tercero a Roque Santa Cruz pero el paraguayo no llegó. Para mal, porque decidió que el choque tenía que ganar emoción. Amonestado anteriormente por protestar, el luso se auto expulsó al clavar los tacos con virulencia sobre la rodilla de Rafinha. Gil Manzano no se lo pensó dos veces y castigó fulminantemente la acción infantil…. De un jugador de 33 años.

 Faltaban 25 minutos y se abría el horizonte para un Celta, en el que ya entraba más en acción el propio Rafinha (ya recuperado de su artritis). El Málaga se replegó más, junto dos líneas férreas y sólidas. Solo Charles que no llegaría en boca de gol, Hugo Mallo en un remate forzado a las nubes, o un tanto anulado al propio Charles, todas ellas en jugadas provocadas por el hispano brasileño, aparte de un remate franco de Nolito, solo y dentro del área, fueron las oportunidades más claras de unos celestes que empieza a tener psicosis en su propio estadio. Por su lado, el equipo de la capital de la Costa del Sol toma oxígeno, se sitúa en la tierra de nadie donde se halla su rival de esta jornada y encadena dos victorias consecutivas a domicilio muy importantes en su lucha por eludir el descenso.


Artículos relacionados