thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 2 de diciembre de 2012
  • • 19:00
  • • Estadio de Balaídos, Vigo
  • Árbitro: Javier Estrada Fernández
  • • Espectadores: 18000
1
F
1

Celta 1-1 Levante: Roger Martí despierta al Celta en el último suspiro

El dominio del primer tiempo permitió a los celestes adelantarse para ver cómo el Levante salvaba un punto en una jugada a balón parado

El canterano levantinista Roger Martí ha sido el autor del gol de un choque que parecía controlado por el Celta. En una acción a balón parado dos de las incorporaciones del banquillo granota han firmado un empate que por momentos parecía muy lejano. Los vigueses se habían adelantado en el primer tiempo. Unos 45 minutos dominados por los hombres de Paco Herrera, aunque sin claras ocasiones, y donde han brillado Iago Aspas y el danés Krohn-Dehli, que por fin ha demostrado su calidad en Vigo.

El Celta saltó a Balaídos sin apenas cambios respecto al partido de Copa ante el Almería. La novedad en el 'once' era la titularidad del héroe de la noche del jueves, Quique De Lucas. Un premio al tanto que valió la clasificación de octavos. Contagiados por el espíritu del torneo del K.O., los celestes salieron envalentonados con incursiones por el flanco derecho done Augusto Fernández se asociaba con Iago Aspas para revolucionar el ataque local. El balón y la paciencia en la circulación era viguesa y el repliegue era propiedad del Levante.

Los olívicos parecían querer abrir el marcador antes de que las fuerzas y el cansancio acumulados por la prórroga copera hicieran efecto. Los valencianistas vivían de las apariciones Barkero y Martins, el cual a los 13' tuvo su opción en un acrobático remate que Javi Varas despejaba con los pies, como un guardameta de balonmano. Aunque la posesión seguía siendo del conjunto gallego, el Levante jugaba sus cartas a un as de oros llamado Martins que hacía vibrar el poste con un zurdazo que se iba por centímetros.

Con la parsimonia como bandera y a través de la acumulación de hombres por el centro, dejando las bandas libres, los céltiicos marcaban el camino a la puerta de Munúa. Una ruta saturada que los hombres de Paco Herrera sorteaban mediante la habilidad de Iago Aspas que en el 36' se marchaba de varios rivales para asistir a Quique De Lucas quien repetía la suerte del gol, en posición antirreglamentaria. La posesión del Celta, cercana al 70%, encontraba su premio, a pesar de que la mejor ocasión la habían firmado los visitantes.

De Lucas pudo sentenciar en la reanudación pero no tuvo fe en llegar a un balón que el danés Krohn-Dehli había colocado raso y por detrás de los centrales. Un caramelo que se atragantó en el área azulgrana. Al trabajo y oficio habitual de los levantinistas no acompañaban protagonistas habituales del equipo como un desdibujado Juanlu, que era incapaz de superar a Hugo Mallo, y El Zhar quien a pesar de su buen trato con el balón no aportaba el peligro requerido. Por ello, JIM echaba el resto cuando quitaba al jugador franco-argelino para colocar a Ángel junto a Martins que avisaba, de nuevo, a los 60' de su capacidad para crear ocasiones de la nada.

El marcador en contra, la fatiga y la variante táctica de los granotas, con dos referencias atacantes, cambiaba el viento del partido hacia el arco de Javi Varas en un segundo acto que presentaba a un Levante más reconocible. Aunque Cabral, en una acción aislada a balón parado, pudo haber finiquitado el choque para los olívicos.

El despertador sonó en Balaídos, a falta de veinte minutos, para que Iago Aspas y el danés Krohn-Dehli fueran la pesadilla que volviera a desestabilizar la zaga valenciana. Los celestes habían superado los agobios y parecía que iban a sumar otra victoria pero la inteligencia de Barkero buscando una segunda solución en una falta para que Míchel tocara hacia el área pequeña donde Roger Martí se estrenaba en Liga y despertaba al Celta de su ocasión de haberse alejado del descenso.

Artículos relacionados