thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 30 de marzo de 2013
  • • 18:00
  • • Estadio de Balaídos, Vigo
  • Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz
  • • Espectadores: 29000
2
F
2

Celta 2-2 Barcelona: París distrae a los culés

El Barça perdonó a un buen Celta que en ningún momento bajó los brazos y merecidamente sacó un punto de Balaídos. Los goles de Tello y Messi no fueron suficientes

Jordi Roura dirigió su último encuentro como primer entrenador del Barcelona esta tarde en Balaídos ante el Celta de Vigo, urgente de sacar puntos para abandonar la zona del descenso. La apuesta de los técnicos azulgranas fue dar descanso a varios de los titulares, pensando en el partido del próximo martes ante el PSG en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El encuentro comenzó con el Barça apretando cada vez más arriba, José Manuel Pinto ya había tenido que despejar un balón con los puños cuando el choque era joven y apenas se disputaban 11 minutos, cuando también cayó un gol de Augusto que fue bien anulado por el colegiado por fuera de lugar.

Cristian Tello era el más participativo del ataque culé. Messi, capitán del equipo, apenas había tocado el balón en los primeros quince minutos del partido y los gallegos se colocaban rápidamente en la defensa cuando el Barça se aproximaba a su área. Gerard Piqué y Marc Bartra debieron conducir el eje de la zaga, en la que se encontraron con Orellana que avisaba de peligro. La estrategia culé fue usar a Messi como carnada para atraer a toda la defensa gallega, abriendo paso a Dani Alves por la banda derecha y Alexis Sánchez que no lograba crear ocasiones de peligro. Conforme pasaban los minutos, a los culés se les acababa el gas, mientras que los celtiñas esperaban su oportunidad.

Pinto, un ídolo para el Celta de Vigo donde se consagró como Zamora en 2006, salvó al Bará a los 28 minutos, cuando Piqué se vio sobrepasado por el Celta y Bartra no fue suficiente. Instantes después, el colegiado Mateu Lahoz se equivocó al no marcar un claro penalti sobre Lionel Messi, cuando Demidov derribó al argentino en el área con el pie. Leo daba buenos centros a sus compañeros Alexis y Tello, pero éstos no sabían concretar las jugadas, perdiendo oportunidades de oro que hacían el encuentro más desabrido. Llegó el gol de los celestes, ese que ya parecía venir cuando los culés estaban concediendo tanto, Nacho Insa punteó el esférico en la portería de Pinto tras recibir un pase de Oubiña mientras que el reloj marcaba el minuto 38. Pero pasaron pocos minutos cuando Cristian Tello empató el encuentro 1-1, cuando en el minuto 42, recibió un certero pase de Lionel Messi desde el centro del campo y el joven canterano se acomodó la pelota a pierna cambiada para rematar potentemente ante la portería de Javi Varas.

En la segunda mitad el primer remate claro fue de Park, pero que por suerte para los azulgranas salió tan desviado que sólo quedó en un susto, sobre todo para el cancerbero del Barça, que fue tomado por sospresa. Cristian Tello se convertía en el jugador más peligroso para el arco de Varas, las contínuas llegadas del joven delantero parecían aproximarse para un nuevo gol. Thiago Alcántara salió del terreno de juego, sustituido por Andrés Iniesta, lo mismo para Alexis Sánchez, que abandonó el campo entre silbidos para dar paso a David Villa, mientras que por los celestes Park fue sustituido por Bermejo y Pranjic dejaba su puesto a Quique De Lucas. Llegó el segundo gol para los azulgranas, obra de Lionel Messi quien recibió un buen centro de Cristian Tello desde el extremo izquierdo y el argentino no dudó en chutar con su potente pierna izquierda para hacer su gol 43 en la Liga, además de lograr una primera vuelta perfecta e igualar a Cristiano Ronaldo, hasta antes del partido, el único jugador en lograr anotarle a todos los equipos de la primera división en un mismo torneo.

Cuando todo parecía controlado, los celestes igualaron el encuentro con un gol en el minuto 43 de Oubiña, que ya amenazaba de constante peligro durante el partido. El punto conseguido el Balaídos, sabe a gloria para los gallegos que están urgidos de puntos. Los azulgranas no mostraron contundencia durante los 90 minutos, cediendo en defensa y denotando el cansancio sufrido por los compromisos con las Selecciones internacionales. La casa del Celta de Vigo siempre ha sido complicada para los culés, esta tarde no fue la excepción y los de Abel Resino, merecidamente se llevan el empate, tras luchar sin bajar los brazos por conseguir sacar al menos un punto.

Artículos relacionados