thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 7 de diciembre de 2013
  • • 20:00
  • • Estadio de Balaídos, Vigo
  • Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero
  • • Espectadores: 20585
1
F
0

Celta 1-0 Athletic: Santi Mina celebra por todo lo alto su mayoría de edad

El joven canterano vigués, que cumplía 18 años, ha decidido con su gol el choque de ida

Santi Mina no ha podido recibir mejor regalo en el día de su 18º cumpleaños que una titularidad y lo ha celebrado de la mejor manera, de menos a más, y finalmente por todo lo alto con un gol que adelanta al Celta en la eliminatoria de Copa, justo ante el mismo guardameta -Iago Herrerín- a quien ya había marcado en su primera diana en Liga en el estreno de San Mamés.

Balaídos recibía con una extraordinaria entrada la ida de los dieciseisavos de final del torneo del K.O. donde el Celta pronto tomaba el mando del partido, dado su condición de local y la habitual tendencia a tocar el balón de los pupilos de Luis Enrique. Mientras que el Athletic, basaba sus ataques en transiciones rápidas gracias a la presión ejercida. Ander Herrera y Muniain se animaban a medir el estado de Sergio Álvarez con sendas buenas respuestas del meta pontevedrés.

El choque se animaba con estas acciones y las faltas botadas por los rojiblancos, poniendo en serios aprietos a la dubitativa zaga del Celta, quienes respondían tímidamente con lanzamientos lejanos faltos de pólvora y poco después con un claro mano a mano de Santi Mina repelido por Iago Herrerín. El primer tiempo terminaba con mejores sensaciones en el conjunto vasco que en el gallego, dentro de unos 45 minutos movido por fases alternas.

El segundo acto ofrecía más de lo mismo, con mayor profundidad e intensidad en las llegadas de los vigueses. Aunque era de nuevo Muniain el que malgastaba dos buenas oportunidades. Para entonces, el duelo se había vuelto copero, revolucionado, algo anárquico y con incertidumbre en el marcador que pudo desnivelar Santi Mina, en el día de su cumpleaños, cabeceando al arco bilbaíno en una buena estirada de Herrerín, amargando la celebración del canterano celeste o, mejor dicho, sólo aplazándolo porque un error de Gurpegi permitía al joven futbolista cumplir con su cometido como delantero.

El tramo final estaba marcado por la inercia de la alegría olívica y la ligera reacción del Athletic, atenazada por el desgaste físico, la falta de puntería y la labor de Sergio Álvarez, de nuevo protagonista en los momentos claves para dar un resultado bueno para el partido de vuelta donde se toparán con el embrujo de San Mamés.

Relacionados