thumbnail Hola,
En vivo

Copa Libertadores

  • 24 de mayo de 2013
  • • 02:30
  • • Estadio Alberto Jacinto Armando, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: M. Vigliano
0
F
0

Boca Juniors 0-0 Newell's Old Boys: Arcos cerrados

Boca Juniors 0-0 Newell's Old Boys: Arcos cerrados

Riquelme la protege ante Cruzado

Empate sin goles en La Bombonera por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores. En el Xeneize fue expulsado Burdisso

Lo que se esperaba fuera un partidazo apenas llegó a partido. Se temía por la explosión de Scocco y el que más cerca estuvo de festejar fue Blandi. En fin, los partidos de Copa Libertadores son impredecibles. Boca, con su mística, y Newell's, con su actualidad, no pudieron sacarse diferencias en el marcador a pesar de que sí las hubo en el juego.

La verticalidad mostrada en noches anteriores por el cuadro rosarino brilló por su ausencia al igual que las fallas defensivas de Boca, que esta noche gozó de una última línea atenta, sólida y con laterales que por momentos se animaron a pasar al ataque, sobre todo Clemente Rodríguez, eterno socio de Riquelme. Aunque ya no se destaque por por su calidad, el despliegue de Walter Erviti es admirable. Tal es así que no finalizó el partido y dejó la cancha acalambrado.

Aunque el equipo de Carlos Bianchi estuvo lejos del brillo, fue práctico y entendió que por la derecha se podía llegar hasta el fondo. Con desbordes de Martínez y Erbes, el Xeneize incomodó a su rival y Blandi estuvo a centímetros de poder romper el empate pero le faltó olfato goleador para llegar un segundo antes. Haber hecho el mayor desgaste en el primer tiempo y no haber podido marcar fue un desgaste que repercutió en el físico del local y eso le permitió a Newell's ir creciendo lentamente durante el complemento.

La merma de Boca fue al mismo ritmo que la de Riquelme y viceversa. El enganche estuvo molesto por la marca de Mateo y pasados los quince minutos del complemento fue evidente su cansancio. Aunque jugó todo el partido, fue inteligente para administrar sus energías durante la última media hora y terminó el encuentro al límite en lo físico. Claramente, una orquesta no suena igual si su director no es libre de moverse a gusto.

Aunque las chances de los de Martino no fueron tan claras como las que no pudo concretar Blandi, los visitantes elevaron la imagen que habían dejado en la primera etapa. Es cierto, Martino sabe que el fútbol de Boca pasa por Riquelme y él mismo privó a su equipo del talento de Bernardi por colocar al incansable Mateo en el mediocampo. El volante central fue la sombra del 10 y le bloqueó prácticamente todos los tiros y pases al vacío; la única acción en la que Román tuvo espacio, prefirió mentir con la mirada e intentar un pase entre líneas pero ahí estaba Mateo leyendo la jugada a la perfección.

Es una sensación agridulce la que queda en Boca, porque si bien no tiene problemas en definir de visitante, podría haber sacado una diferencia útil para la serie y no lo logró y, para colmo, sufrió la injusta expulsión de Guillermo Burdisso. La falta del central le dará un dolor de cabeza a Bianchi, a quien no le quedará otra que recurrir al peligroso Claudio Chiqui Pérez.

A Boca se le complicó definirlo. A Newell's, jugar. Terminaron empatados y la serie está abierta, porque con Boca, nunca nada se puede asegurar.

Artículos relacionados