thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 29 de abril de 2014
  • • 20:45
  • • Allianz-Arena, München
  • Árbitro: Pedro Proença
  • • Espectadores: 68000
0
F
4

Real Madrid ganó con resultado global 5 - 0

Bayern de Múnich 0-4 Real Madrid: Incendio blanco en el Allianz Arena

Bayern de Múnich 0-4 Real Madrid: Incendio blanco en el Allianz Arena

Getty Images

Los blancos acceden a la final tras un partido espectacular que sentenciaron en la primera mitad

Cada cierto tiempo, Sergio Ramos sale a la palestra por ser noticia por cualquier tipo de acción. Fuera de los terrenos de juego, ha sido capaz de cenar un japonés después de que le dieran los Juegos Olímpicos a Tokyo, o de publicar por Twitter una foto de Las Vegas cuando se encontraba con su equipo en Nueva York, o de confundir San Francisco con San Antonio refiriéndose a una final de la NBA, sin olvidarnos de su famosa pronunciación de “Merry Christmas”. En el ámbito deportivo, es célebre en Sevilla por haber denunciado al club de su origen después de que José María del Nido le dejara a deber una pequeña cantidad de dinero, de catalogar como tres puntos una victoria del Olympique de Lyon en el Bernabeu en una eliminatoria europea y, como no, fue único al tirar la Copa del Rey desde lo alto del autobús de celebración de Real Madrid.
 
Hoy, el hombre que tiene a Antonio Puerta en su camiseta cada vez que su equipo logra un éxito (en especial con la selección española), ha pasado a los anales de la historia. Nunca el Real Madrid había ganado en Munich, solo había empatado una vez en diez visitas. Siempre había marcado, pero siempre había sido insuficiente. Hoy Sergio Ramos dio un golpetazo encima de la mesa, una coz a aquellos que le incordiaban, hoy se acordó (sobre todo en la celebración de su segundo gol) de aquel penalti errado en Concha Espina, también en semifinales, también ante el Bayern Munich. Hoy Sergio Ramos voló entre los dioses, hoy cogió la manguera y la sacó para apagar todo incendio posible, para meter dos goles de cabeza en dos acciones a balón parado de Luka Modric, que las puso como los ángeles.
 
Dijo a lo largo de esta semana un director de un diario deportivo madrileño que si el Real Madrid tenía 15 puntos negros a lo largo de la historia, diez los había escrito el Bayern Munich. En este partido, los blancos se las ha devuelto todas juntas. Muchas ganas a los alemanes, también a Pep Guardiola que recibió una lección táctica de Carlo Ancelotti que sigue sin perder en la capital bávara. La primera parte, el Real Madrid tuvo un 19,2% el balón. No le importó. Tras una fase inicial de muchos nervios, Luka Modric las puso exquisita, el segundo gracias al balón peinado por Pepe, para que el protagonista de la noche empujara al Real Madrid a la gloria, a Lisboa.
 
El Bayern se lanzó desbocadamente al ataque. Pero desquiciado perdió los estribos. El primero Neuer, que dio una lección de inestabilidad. Dos malos despejes fueron preludio que la noche no era bávara. En la primera perdonó Gareth Bale, con todo a favor. En la segunda, Cristiano Ronaldo intentó un gol de bandera desde el centro del campo. El balón botó y salió por encima del larguero. Fue cuando CR7 se sumó a la fiesta. Los alemanes atacaban sin control en la medular, y los blancos le levantaron las vestiduras. La BBC fabricó un contragolpe de libro que culminó el Balón de Oro con el tercero. Cristiano Ronaldo ha marcado 36 goles en sus últimos 29 partidos de Champions League. Ha anotado 15 esta temporada, récord absoluto en una temporada en la máxima competición continental.
 
Así se culminaba un primer periodo que será recordado para los anales de la historia. La segunda, en cambio, fue para olvidar. De hecho, fue primero Pep Guardiola el que sacó la bandera blanca. Quitó a su delantero y sacó a Javi Martínez para achicar aguas. Cedió hasta el dominio del esférico. Y tuvo ocasiones, pero ya eran simbólicas, como patadas al aire de un hombre que se está ahogando. Las tuvo Robben, Ribery, Kroos en dos ocasiones y la más clara Mario Gotze. Mientras tanto, el Real Madrid ya estaba de fiesta. Cristiano Ronaldo le puso la guinda con el segundo en su cuenta, en una falta de pícaro sobre la bocina. Antes, el cuadro blanco se dedicó a dormir el partido y hasta Carlo Ancelotti, por el peligro de la tarjeta, quitó a Sergio Ramos, a su héroe, al héroe del madridismo en Munich. A ése que subió Joaquín Caparrós a Primera División con tan solo 18 añitos en A Coruña y que hoy es el hombre más querido del equipo de fútbol que, en esta edición ha marcado 37 tantos (más que nunca en la historia de la Competición), más Champions League ha ganado siempre y que regresa a una final doce años después.

Artículos relacionados