thumbnail Hola,
En vivo

Bundesliga

  • 30 de marzo de 2013
  • • 18:30
  • • Allianz-Arena, München
  • Árbitro: G. Winkmann
  • • Espectadores: 71000
9
F
2

Bayern Múnich 9-2 Hamburgo: Una goleada histórica para la colección

El equipo de Jupp Heynckes no se ha podido proclamar campeón en esta jornada pero lo ha compensado con la mayor victoria en el derbi Norte-Sur

La victoria del Boussia Dortmund había aplazado el alirón del Bayern una semana más. Una Bundesliga decidida que sólo necesita publicar la fecha de caducidad. A pesar de perder el incentivo de haber salido campeón en esta cita, el hambre de los muniqueses no disminuyó y en sólo 5' sumaban el primer gol con un zurdazo cruzado del internacional suizo Shaqiri. El clásico derbi norte-sur marchaba por la ruta lógica con un desenlace imprevisto.

Las facilidades en defensa del Hamburgo invitaban a la improvisación de los locales. Un defecto que quedaba demostrado a los 18', un centro de Shaqiri desde la izquierda era contemplado por la zaga hanseática hasta que Schweinsteiger lo cabeceaba a las mallas. Todos los engranajes de la precisa máquina roja funcionaban a la perfección, desesperando y despedazando al rival.

Las estiradas de Adler tapaban los rotos del Hamburgo pero el meta no podía impedir que otro saque de esquina muriera en las mallas. Robben botaba el córner, Javi Martínez peinaba y Pizarro ejecutaba. Sencillo y letal. Acto seguido, el peruano intervenía para devolver una pared a Robben cuyo tiro volvía a visitar las redes del HSV. El Bayern jugaba con su rival, sin piedad, pero la pesadilla para el equipo del norte de Alemania no finalizaba, Shaqiri disparaba a la madera y el esférico acababa caprichosamente en las botas de Pizarro. El 'bombardero de los Andes' aceptaba el regalo y ajustaba su chut. La primera parte concluía con una manita de los bávaros.

El segundo tiempo no supuso un frenazo a la velocidad de crucero de los bávaros. El poder insultante de los pupilos de Jupp Heynckes castigaba con más goles. El sexto, en una clásica jugada de Robben quien ponía un servicio para que Pizarro se permitiera el lujo de marcar de tacón. Un minuto para recuperar el aliento y otro error de los centrales del Hamburgo se traducía en una vaselina de Robben. Era el séptimo de la tarde para un incansable Bayern.

La clemencia no entra en el vocabulario de Pizarro. El cuarto en su cuenta particular y el octavo de su equipo subía a los 68'. La sonrojante humillación del Hamburgo tuvo un paréntesis con el testarazo de Bruma, un gol de la honra que anticipaba otro golpe, de un Ribéry que se sumaba a la fiesta y al vendaval rojo del Bayern con su sello tras una acción colectiva. Noveno en la cuenta. Un resultado impropio del fútbol profesional, una humillación para los hanseáticos que se marchaban al menos con una segunda diana, obra de Westermann que ponía el colofón a una locura de partido.

Es un Bayern de récord. Está a un paso de proclamarse como el campeón de Bundesliga más prematuro, la marca está en la jornada 30. La ensaladera tiene dueño, sería la 23ª, y ahora decorada con el mayor triunfo en la historia de los clásicos norte-sur del fútbol teutón, superando los 6-0 de 2011 y 1987. En cambio, no ha igualado la mayor victoria bávara en Liga, que persiste con el 11-1 ante del Borussia Dortmund de 1971. Pero todos estos números no están en la cabeza de los hombres de rojo. Su objetivo es la Champions donde la Juventus espera. Un duelo entre dos gigantes del continente que parecen lanzados y que prometen un gran choque.

Artículos relacionados