thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 16 de abril de 2014
  • • 21:30
  • • Estadio de Mestalla, Valencia
  • Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz
  • • Espectadores: 55000
1
F
2

Barcelona 1-2 Real Madrid: Bale lleva la Copa a Madrid y sentencia al Tata Martino

Barcelona 1-2 Real Madrid: Bale lleva la Copa a Madrid y sentencia al Tata Martino

Los blancos se convierten en justos campeones de la Copa del Rey tras realizar un partido muy completo. El Barça no terminó de encontrar en ningún momento su juego

La temporada copera ponía su broche de oro con una final entre Barcelona y Real Madrid, que suponía una reedición de la final de 2011 en la que los blancos derrotaron a los azulgranas con el gol de cabeza de Cristiano Ronaldo. Con el mismo escenario como testigo, Mestalla, los culés buscaban tomarse la revancha y conseguir el que a priori parecía el único título posible esta temporada. El Madrid, a pesar de la bajas, llegaba anímicamente mejor que su rival. Un clásico que valía un título.
 
Carlo Ancelotti parecía que había analizado en profundidad la victoria del Atlético en Champions ante los azulgranas y sus jugadores comenzaron el partido mandando y mordiendo sobre la salida del balón de los culés. Los primeros compases fueron de claro color blanco y un activo Gareth Bale dispuso de dos buenas ocasiones para abrir el marcador. Primero con un zurdazo cruzado y, después, con un remate desde el punto de penalti que tapó Mascherano. Avisaba el Madrid ante un Barça superado.
 
Los del Tata intentaba entrar en el partido pero apenas gozaban de posesión. Y cuando por fin enlazaba jugadas más elaboradas, un error de Alves permitió a Isco recuperar el balón y montar un contra de manual que finalizó Di María con un zurdazo cruzado que significó el primer tanto de la final. Pinto llegó a toca el balón pero con la mano demasiado blanda como para evitar el tanto. El Madrid obtenía un buen premio a su arrollador inicio y al Barça le tocaba remar a contracorriente una vez más esta temporada. Los errores se pagan caros en partido de este nivel.
 
Con el gol el Barça comenzó a ser más fiel a su estilo. Empezó a encerrar al Madrid en su campo pero le faltaba claridad en los metros finales. El Madrid vivía muy cómodo en esa situación y apenas recibía ocasiones peligrosas. Tan sólo un remate desde la frontal desviado de Messi, desaparecido en combate, asustó a los blancos, que aprovechaban los espacios para crear peligro al contragolpe. El Madrid se fue al descanso con el partido bajo control y con el Barcelona dando la impresión de no saber cómo reaccionar.
 
Tras la reanudación se vio el mismo guión de la primera mitad. El Madrid mejor asentado y disfrutando de la primera ocasión en la botas de Bale. El galés realizó una gran galopada, dejando atrás a varios rivales, pero su remate con la puntera se marchó ligeramente desviado. Los blancos presionaban arriba la primera línea de creación de los azulgranas y, si les superaban esa presión, se replegaban atrás para intentar matar el partido a la contra.
 
Martino no veía nada claro lo que estaba ocurriendo sobre el terreno de juego y decidió dar entrada a Pedrito en el lugar de Cesc. La inclusión del canario no cambió muchos las cosas. El Madrid controlaba plácidamente el partido y tuvo el segundo con un remate de Benzema al palo. El Barcelona no era capaz de crear peligro, pero entonces se encontró con el gol del empate cuando menos se esperaba y de la única forma posible, a balón parado. Un córner botado por Xavi lo cabeceó majestuosamente Bartra lejos del alcance de Casillas. Primer gol que recibía el mostoleño en todo el torneo. Final igualada y todavía veinte minutos por delante.
 
El partido se puso muy tenso y ambos tenían miedo a cometer errores. Modric la tuvo pero su derechazo se estrelló en el palo. Cuando parecía que la final se iría a la prórroga una soberbia galopada a la contra de Bale puso al Madrid de nuevo con ventaja. El Barça buscó el empate y lo tuvo en las botas de Neymar pero su remate se estrelló en el palo para alegría de la hinchada blanca presente en Mestalla. Como ocurrió en la final de 2011 el Madrid se lleva el título a sus vitrinas y deja al Tata Martino hundido

Artículos relacionados